Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s e MA- IKSTAD J. A KF. IXA Y- -I l! l. A I N l A N I W T AríIÍANOO P O R LA RÜK! F. LA P A I X i. -o r K; RAi- -L R F M r n i i A I O R Í Í L A V I K ILI, I: STRKÍÍ LA REINA EN PARÍS I algnim persona existía en el inundo que tuviese bien ganados el premio y la satisfacción de pasar un mes en completa libertad, sin cuestiones graves y trascendentales de que preocuparse, ni responsabilidades importantes en que incurrir, ni hondos jiroblemas que resolver, esa persona era sin duda S. M. la Reina Madre Doña María Cristina. Veintitrés años de reinado, durante los cuales han sido más, muchos más los días de perplejidades, de insondables tristezas y de punzantes guras que los de felicidad, y aun que los de sosiego y calma, deben pesar mucho en la vida y tíejar muy honda iuiella aun en espíritus tan bien templados como el de nuestra augusta Soberana: y al contemplar, desde fuera, como en u n panorama distante, la lontananza de esos veintitrés años, la ilustre dama debe de haber sentiíio en su ánimo profunda y extraña emocdón de recogimiento primero, después de completo bienestar, como el que experimenta siempre quien h a cumplido sus deberes á conciencia, poniendo de su parte inteligencia, energía, fe y amor, todas las cualidades que pueden exigirse á u n soberano. Por otra parte, el humano y naturalísimo sentimiento que á los reyes debe de producir el verse libres de la gravedad y entono LAS A U G U S T A S VIAJERAS SAXIENDO DE LA IGLESIA DE XOTKE DAME D E S VICTOIRES