Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
clown de circo, en fin; pero tal ñero para eso, ¡que pierdan cuidado los otros titiriteros del muncomo usted m e ve, yo le Juro que do! el clúum O JIeara firmará una contrata obhgándose á dar el no había nacido para semejante triple salto sin red que lo preserve de la muerte en el cosa. U n a mujer Pero vamos O Meara se dejará por partes n o m e entendería iosa noche de su usted ¡claro! Mi padre fué eso invocando la alque se llama u n hombre normal, desde lo alto del quiero decir u n señor que vivía ií SÉS í 7 iSi U es, ¡oh, por u n a como todo el mundo, y mi madre, J S Í Í Í S i loco d e júbilo, -eso también, una señora de su la muchedumbre! casa; yo estudié para marino p o r amor de la aventura y de los gran. TANDEO S A W A des horizontes, y en mi primer viaje á Calcuta en un brick del 57, BRINCA armador Anderseen, Dios, cuya voluntad acato, m e hirió de amor en el corazón y en los sesos... haciendo que m e pi- endara como un desdichado de la más mala h e m b r a mortal que h a n visto los nacidos H u b o electricidades contrariasen su mirada; yo quise interrumpirle, pero él continuó: -De la m á s mala hembra mortal que h a h visto los nacidos. Sin padre ni madre, porque cuando se ven monstruos da ganas de creer en la generación espontánea, ¿no le pasa á usted lo mismo? -hija á lo m á s d e la cicuta y del beleño; de la cicuta, porque mata, y del beleño, porque adormece- -Volví á Londres con ella, ya casados, ¿y á qué referirle á usted las peripecias tristísimas de mi vida conyugal, si yo no me h e propuesto contarle á usted el argumento de un drama? Dios que me la dio, me libró de ella, dejando m e en su misericordia un hijo, un niño, un querubín del cielo, que h a sido, que fué para mí, aire, y pan, y sol, y soles, que h a sido para mí los cuatro puntos cardinales de la vida, que h a sido para mí ¿qué sé yo, ni cómo podría tampoco expresarlo? Ya ve usted- -añadió después de u n a pausa durante la cual su confesión de condenado adquirió mayor relieve por la ausencia de palabras, -aquí no llevo la librea de lociira que dentro de media hora me ceñiré á los ríñones rechinando los dientes de rabia, pero usted sabe con quién t r a t a ¿Y sabe usted por quién m e afano, por quién lucho, por quién expongo veinte veces mi vida todas las noches, diez mil veces todos los años, por quién he llegado á ser el más admirado cloi los circos del mundo, por quién, por por Paddy, por mi querido muerto. á carcajadas, soy un manantial inago que i n u n d a de hilaiidad á la gente, y die que es para comprar á mi niño to sin faltar uno, á mi niño mío, porqui más mío que nunca, las más hermo las m á s suntuosas coronas que encu bazares; y doy el triple salto mortal á trapecio todas las noches para h: truir, á mi emperadorcito, á mi re Niño- Dios, un mausoleo grande, grai que era tan iequeñito! un mausoleo antigüedad. Y cuando haya reimido bastante di