Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÜO XIll- -NÚM. i2 SS e %i nTttf A ftss f MiCTcoles 23 da julio de 1902 cr- jic 3 D r a V fioln- K- ni fitil tr in ¿losí doV, r i. lTto. (Y e. ii. t ai. iiiJ) o HíUBudjr dtqaeoon d lí e Na? nL 1l n f Lal o 7l N ni d l Roi o df Quino. Dff Vu p o- i j L o j! o a o.o j- ja b. frtoB J jrrv r. pj is ioTíi. ron i1 ks 1,0 r. t. o n 3 imtór- l b prud o t 11 Lin- a s i n i j cuv nr 1 K leoí i. li pi ¡BBS EDICIOIÍES DUBIAS ¡ni nMl aMiMs uUL uni ¿iAi y 1. muíM, II di, n MO 0. olintoiUif. r; n tí ÍÍ íll í 3 u? iTMTM o C 0 S 8 EES 9 eiTOLICa E s i ií í p n l i í u li I.1 ÍÍ icl fluli tCT n n oriTMÍ I T T i o u T r f rn VnT. tr! nÜ- i j 3 d t) J M t h S c l V o J l m l T- I. ti loni, -i j i J r r icr dit do per U -p on d U. 1 tjOTposy do- wslc- u l 0 (O r, íud. re 5 T, o r c r i í i J i r u v i m i o n i J u d i l a Aíioro í rot- jjif u i h ir di noc- fl n i L. O, p- Ulo. l.i SrlOn r. lcl, lodo t TM r i o d o l M du M f ÍJ- n POT s m o 1,1 aHí dvcuHü E npjn. n 01 1 C c j i ijT roi- ii u tjBiirpjhCslu r; í; r, rL- í w; cV, fi. T. s: 1, 1 n. c, ol o ojoinnro un pa Jí. m (icln- i im, nlr, t i r o en vjr. ud ialruil Ldc. c. Mo. Pi nlm rTM 6 A loiM nblo, l n d q w d c c J Q d o Du s i n i. noQ 101 golfo Jo G u n c o CIO rio lluiii 11. con rr, lono y todo, dot. Ir iLJ, n o ni ia... u- S iodo u rn, l, P TM m r- r c i 3 DOD l -U d o roj 1 T llu. lr. 5 d. a rc. rJ tros do UltTM mar M. uia C t i. K un c) n r tro d f r u d o elro TiJ. dwU ibL EC Ji o r t B roT. 4 a- mo idlo. t, í v, rndo- SI. 3 io. c i. d- l rlmaloi di uljmoa rr- odor i do un i r, rí i -i,i tr, o. tiiidi. dM í li n ea 01 rirJKni r l oriíorna oíamcnJnirnta P! a, TM do oí 0 l,o ioíC. EVB, tosoono c n c t o j li n y. ir oí c nnto W u j t. in. poncrit y jiu- -ii n. npun rFiro rodri íOnoroU, plriun. d. u oWM udicn iParu Lasji c o al sbjelo quo eo prapo r o o l n m l v r o cro ni, la J a n u U r h ol Íl ¿ÍPIÜ iTciis. rafss. tr, t íiTon j SI rc 3 Voii a i u s r i QR 1 ioa el dcT. -W. iKnt. iH Mta. o L- ajdcioniortol- íuai loa ji o qun. tn TiirocmuiM 1 nfl w. loJo h t nu o ju n ttiatíun t. icinu- dio i i w jjn S U r r r o u ü l- t r i do L. nio i M l o d o d... jiUlc- onpuu to. í mc a o i i a- o b i r- ulraiy a U n k r q u o x í -n i nont- -icioulo r didiJOVBU- iJi kmjro a Ij oaiorvu 0 01 d ¿K ju TuosbKr 1 I n i W imto obcp- ac olr. idod. 0 M r or a o n ijcj rLiil in 1 j t -0 o (01 trino lo n í a rkr DKí nu í ll- rC a T. i ¿rj í hov- -LUoü. ls. io vorq- D Dubn O O H toriü- B n c -M i c i r- Qir quo i! j 3 tcn, r Ijíl COl, r l l Ejili OBDh O i o u l LOipi 1 oiiiíBibkjio- ite Í M pnuof PUP- IE TI In fnlLa aanoM s r- j nba ranc. montc on tai di posi n los áni taoacn ct LI I I O t iln uolnmno oro didoi wup 3 c (iai ul a ií- to n o quo tan to cslitiun i, u diSMl d la ahblo bJro c- Hioa olV. rÍTÍo u oonsuvoc. oi rbtirr lc. G, ri, o, mdocr n, íiEián Í H u n ei rs ÍL ri indi ho ncs srrcrB t luC i FII OÍ cn nl 1. Do- viJii da toda lo pa i j o n luimos IíM. r a: r. r. 3 M Í ÍB n do nno ri- r u o w C l llt. oacolon. rd Í T COIO M J lo pr, moro el plancM no lloirai- á a Jurtn lócm- c nLméJioos. ni iriBOnioro! ni cipiorfldo TMoli ai osiudio do lo cLoatión ooloniM. fo Tida S osludinr ol pwl lon. a iíl, i- o ci üoj. I. bm m protondíó i. unoo, o LÍM tilulo do su Icgítitr- a Tama, d c l i r Í M t 8- sns sst S, úafdt l r, wa M íuo? n s V Wní s. 3i r; rs S wfiií, I dol pupa. Por osto 3 do KOsas nsda do ec críto no pLedc lo loa gístio- Mdad do m denioatraclün Irrcdonliiti. 11. a esouaiire (tal siIlUi- placo. bodal adIv! ElDn Itomiai, li, iTn. M Ln i) 5 ci: iadra del Me di te irán oo art EL NUEVO DIRECTOR DEL HERALDO scierto ha tenido la empresa de nuestro querido colega el Heraldo de Madrid al confiar la w S J l dirección de este periódico á José Francos Rodríguez, uno de los escritores más populares de la prensa diaria, uno de los que poseen más vasta inteligencia, criterio más amplio y generoso, ideales más progresivos, palabra más brillante, más correcta pluma. En todos los mejores sentidos de la palabra puede aürmarse que Francos Rodríguez es un hombre moderno, un espíritu escogido y culto, un excelente artista y, lo que más vale en los periódicos, un trabajador iufatigab e, un entendimiento capaz de dirigir y de ejecutar, un oído atento á todos los rnmores del mundo: en suma, el tipo del periodista actual, de lo que las justas exigencias del público y la creciente popularidad de los grandes diarios, como el Heraldo, piden que sea un director de periódico. Francos Rodríguez es además un hijo de sus obras: con su trabajo y su talento se ha creado la personalidad que hoy se le reconoce por amigos y adversarios, y para llegar á donde está hoy, ha tenido que verlo todo, sentirlo, observarlo y padecerlo todo, contemplar el mundo y conocer á los hombres, no á la luz mentirosa de las candilejas del teatro social donde por mejores ó peores histriones se representa la tragedia ó la comedia humana que hace reir ó llorar á los bobos repantigados en sus butacas, sino á la incieita luz de los bastidores, que alumbra tantas fealdades y engendra tan varios desencantos. Hombre de teatro, como se dice ahora, Francos sabe cómo se mueven los muñecos, les conoce las macas, los defectos, las manías y, como discreto, sabe reservarse el mejor papel, que no es el del farandalero representante que finge la voz y se embadurna para arrancar aplausos, ni el del comodón espectador que va á que le diviertan, sino el papel del autor, del que sabe y conoce por experiencia la vida y por arte la lleva á las tablas. Orador de grandes vuelos, seguro de sí mismo y tirano de su palabra, sabe sujetarla en Iss cuartillas, encerrarla entre las cuatro paredesdel artículo de fondo, obligándola á servir al pensamiento, no ya como la humilde criada de éste, sino como su fiel y enamorada consorte. Virtud es esta que pocos periodistas españoles poseen. Los reputados por más eminentes no suelen ser más que oradores por escrito, mas oradores del sistema antiguo, frondosos y exuberantes en demasía, más fantásticos y elegantes que razonadores y persuasivos, más literatos que polemistas políticos. La fuerza de Francos consiste en que antes de ser orador ha sido médico, y su Retórica fué la Anatomía, y les tropos y las amplificaciones que estudió fueron las visceras y los músculos del cuerpo humano: disciplina y ejercicio que á nuestros aprendices de orador convendría recomendar, para que domeñasen sus imaginaciones amarrándolas á la contemplación de la realidad que sangra. Un poco de ciencia y un poco de amor á la Nataraleza no están nunca de más en un suelo como el nuestro, donde la maleza del gongorismo y de la pedantería artificiosa é hinchada crece antes y mejor que las semillas buenas y útiles. Hay, en fin, y todos reconocemos en Francos, otro factor admirable y muy eficaz para el puesto que desempefia, y es la bondad, la excelencia del carácter, el espíritu de amplia y bonachona tolerancia, la carencia de hiél y hasta de acritud y desvío aun con sus enemigos, si alguno tiene: cualidad inestimable en quien habiendo de llevar la voz de la opinión, tiene que salir adelante con el difícil empeño de contentar á los más sin disgustar á los mejores.