Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
d e tamañas m o n s t r u o s i dades. Los tratos se verifican de EN MARRAKEIX la siguiente manera: El mercado se sitúa en un extenso patio con galerías, en derreos sucesos de Meiilla interrumpieron mis trabajos de propaganda, y á peti- dor del cual hay muchos nichos de ladrillo dispuestos ción mía, tuve el honor de ser agregado en forma semejante á la de como ayudante de órdenes al Estado Mayor del general Martínez Campos. los palcos de nuestros teatros, y en donde se coloca el Durante mi permanencia en la frontera del Éiff, público. En el centro hay un aproveché los momentos francos de servicio para estudiar de visu lo qae podía interesarme en aquella departamento abierto, en el que á veces se detienen loa región africana. Emprendimos la marcha ala capital del Impeiio, esclavos antes de ser vendiacompañados de numerosa escolta de moros, y aco- do? La mercaucía ofrece gí los con la mayor solemnidad por los principales gran variedad. Yo he visto vender viejas, jóvenes, cadles, llegamos al término de nuestro viaje des- hombres, mozos y niños que apenas sabían andar, pués de nueve jornadas á caballo. y también lotes, ó sea madres con sus niños de La extensión de un artículo no me permite detallar pecho. Los había de todas castas y colores: negros, aquí las principales peripecias de nuestra estancia en mulatos más ó menos obscuros, seres perteneeien Marrakaix, la ciudad más interesante quizás de todo tes á gran número de razas de África, algunas el país, sobre todo considerada desde mi especial veces á tribus muy lejanas. Todos ellos hablan punto de vista, por ser su mercado de esclavos uno sido cazados ó cogidos en apartadas regiones, de de loa más importantes de este malhadado tráfico. donde han tardado sus verdugos semanas, y aun meses, en trasladarlos. Es horrible, es infame, pero así ocurre. A la hora de abrirse el mercado, ij el pregonero va cogiendo SUC 6- sivamente á los esclavos destinados á la venta, que esperan su suerte enalgnnos dalos nichos que he mencionado. El pregonero público, seguido de su mercancía, ge neralmente á buen paso, da vuelta al patio anunciando el precio fijado previamente por el vendedor, y entonces llega el momento en que el europeo admitido en el mercado, mediante una autorización es pe cial, tiene que echar mano de toda B calma para presenciar sin proU testa el espectáculo que sigue. El comprador, sentado en su nicho, cuando encuentra de eu gusto la persona pregonada, hace una seña á la cual obedece en seguida el pregonero acompañado del esclavo, y entonces se entabla un interrogatorio coyo sentido es fácil adivinar, durante el cual el comprador reconoce la edad del esclavo exaBL ZOCO DE MARRiKEIX UN DÍA. DK VKNTA DE BSCLAVOS minándole la dentadura, como si se tratase de un caballo, y palpándole Los negocios se realizan de una manera constante todo el cuerpo á su placer. tres veces por semana, y durante el tiempo que pasé Si las contestaciones son satisfactorias y el aren la ciudad marroquí, fué raro el día en que no fui tículo gasta, queda la venta hecha y eorrrectamente testigo, unas veces solo y otras acompafiado por allegalizada ante notario, como gún compañero, del horrible comercio que se ejerce lo prueba la copia exacta de un a pocas jornadas de la costa, no obstante las prudentídocumento cuyo original posimas protesseo y presenté á mis colegas tas de la 8 canea el Congreso antiesclavista cillerías eurode París en 1900. peas, la pro 81 la mercancía no agrada p a g a n d a de al m e j o r postor, el esclavo congresos y continúa siendo subastado con sociedades ventaja hasta su venta. Suele antiesclavisocuprir que el vendedor tenga tas y los relaque enviar muchas veces los D. LUIS SÓBELA tos délos viaesclavos al mercado antes de j e r o s euroconseguir deshacerse de ellos. Como prueba de estos p e o s invesCONTRATO DB VSNTA DB UN ESCLAVO asertos, publicamos las fotografías del Zoco de Mat i d o s de carrakeix y de los látigos y sables que usan los negreros. Feelia 4 Cñoal 1309 rácter oficial i Mayo 1892 LUIS S O K E L A Comprador: A del Ammat. que han sido, Vendedor: Kai d Mohamed ben Hassen como yo, tesPrecio: 1291) meclval- íie francos Capitulo del libro inédito Blancf, noirs et indiens. Vingt ane de tigos oculares Dereclios: 645 onas- -25,80 francos propagande, próximo á publicarse en Saizburgo. EL MERCADO DE ESCLAVOS