Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L Gobierno ha procedido con tanto acierto coino discreción al nombrar gobernador del Banco de Espafia á D. Andrés Mellado, literato distinguidíeimo, exdirector de El Imparcial y hombre de reconocida competencia en asnntos económicos, como lo prneban sus discursos y campañas recientes en la Alta Tan excepcionales condiciones y los grandes servicios prestados al partido liberal por el Sr. Mellado con su pluma y con BU palabra, le hacíato como á ningún otro hombre público acreedor á ese nombramiento, que no es una recompensa, sino más bien la sanción y el reconocimiento oficial de méritos positivos é indudables. Creemos que el Sr. Mellado al frente del Banco de Espafía representa la armonía entre los interesep del país y la marcha de nuestro primer establecimiento de crédito, y entendiéndolo así, felicitamos al Sr. Mellado, al Gobierno y al Banco. A opinión pública se preocupa y se conmueve estos días en Barcelona con motivo de haberse descobieito un caso que en D. ANDHES MELLADO cierto modo recuerda al ya famoso de la mujer secuestrada de Poitiers, Blanca Monnier, de quien tanto se habló hace algún tiempo en toda Europa. Ahora ge trata de una jovencita llamada Mercedes Ferrán, á quien se supone víctima de malos tratamientos y de un verdadero delito da ocultación ó s cuestro. Nada puede asegurarse aún, por hallarse el proceso en estado de sumario. Nada podemos aventurar, y sí solo publicar á título de información el retrato de la joven secuestrada y la fotografía de la casa donde la infortunada muchacha vivía encerrada por su familia. El retrato, que hemos obtenido con grandes dificultades, gracias á la condeFcendencia del médico director de la Casa de Salud, Dr. Morales Pérez, y del celoso y digno juez del distrito de la Universidad de Barcelona, Sr. Zamora, es de una realidad verdaderamente espantosa. Bay en la figurita demacrada de Mercedes Ferrán, en sn actitud tristísima, en su mirada misteriosa, algo que induce á pensar en algo más que en la imbecilidad de la secuestrada. No es esto aventurar juicios, pero la impresión que causa el contemplar á esa viejecita de quince afíos, no puede ser más desconsoladora. i- 1 i- PEERÁN CASA. DONDE ESTABA SBCUSSTBADA MERCEDES r O T S LAimEANÓ