Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
pasará usted el día muy bien. ¿Quiereusted cazar? Pues sin necesidad de ir á Asturias puede usted dedicarse á la caza del oso. Los verá usted á cada momento, siguiendo á la mamá con dos niñas á diez metros de distancia; de modoque cuantos más derribe usted más tendrá que agradecerle la población, por librarle de esa plaga madrileña; porque entre los que se pasan el día en las esquinas y los que se echan á seguir madrileñas por los paseos retiradop, hay en Madrid dos ó tres mil, y nos hacen falta las pieles para el invierno. Y ya engolfado en las enramadas hallará usted sitios de una frondosidad que le consolaráde haber perdido las Antillas; ns ted habrá podido perder B L P U B N T E DE LOS S U S P I R O F EN EL P A B Q D B D E M A D R I D Cuba y Puerto Rico, pero le queda á usted esa manigua propia del Ratiro por dentro, que es única en CUADROS MADSILESOS España. Hay unos puentecitos sobre unos anroyitos cristalinos (véase la fotografía adjunta, sacada á la magnesia efervescente) connnosgrupitosde madrileñas de verano, que me lío yo de la Suiza y sus lagos... unas mujeres de las que llamamos de flin- flan, ponte m (íií ¡ñ Santo Padre tiene en el Vaticano estación bien el morrión, como dice un miliciano veterano que tjdavíatorep. Por aquellos sitios solitarios hay detodo W l l de invierno y de esíío. Los jardines aque líos son tan grandes, que al llegar los gran- género, de árboles y plantas, y cenadores vitalicios, des calores. Su Santidad se traslada del Palacio á nn porque están allí desde los tiempos de Villamediana. El Eetiro en esta época del año es el ríndase usted pabellón especial que tiene al otro extremo de su in (así ío traduce un académico de este año) de todos mensa propiedad. Los madrileños tienen en el Eetiro BU Vaticano ma- los enamorados, el centro de las pasiones de Julio y drileño. Porque el Retiro no es ese qns sólo conocen los entusiasmos de Agosto, bolea de las amas, bolsín los que van dos horas por día al paseo de coches, ó de las niñeras, círculo de recreo que no puede prohilos que se contentan con dar un paseíto por delante bir el gobernador, porque se juega á la viuda, y al del estanque grande. El Retiro es inmenso, y los que corro, y á la gallina ciega. se dediquen á descubrirlo pueden pasear días enteros En una palabra; el jardín de Madrid, ó parque, ó á la sombra sin estar presos. Pueden hacer una tem real sitio del Buen Retiro, ó Eetiro á secas, es el gran poradita de mes de Agosto muy agradable y muy balneario de esta población, cada año más aficionada barata. á lo suyo. Hay de todo en nuestro gran jardín madrileño: agua, bosque, parque, arroyos, paseos, encrucijadas, rincones floridos, soledades para los enamorados. Eso hay que estudiarlo y hay que verlo. Los periódicos vienen llenos de listas de veraneantos que se van por ahí faera á gastar un dineral y pasar calor. Usted, madrileño baSista de la Cibileg, no tiene más que irse por la mañana temprano al Retiro, y en cualquiera de las vaquerías ó chocolaterías tomar su desayuno, cuyo importe no llegará cunea á una peseta. Si es usted soltero y aficionado al sexo contrario, encontrará usted unas muchachas madrugadoras muy lindas, y unas mises que le enseñarán á usted el inglés, por nada. Pues enseguida convida usted á unas amigas á dar un paseito acuático, coge usted el timón de una barquita y se dan ustedes un baño de aire sin necesidad de ir á Panticosa ó á Santa Teresa. Y con el aire y el ejercicio, á eso de las doce tendrá usted un apetito M A D R I L E Ñ O S E N A L T A MAR capaz de hacerle concurrencia al maestro Caballero. Con hacer todo lo dicho y con merendar debajo del Al lado tiene usted restauranls bien servidos donde por dos ó tres pesetas almorzará usted, y ríase usted puentecito aquél del Eetiro, ¡vaya un veraneo bueno, del tifus de San Sebastiián y de las chinches de Viz bonito y barato! caya! ExTsBBio BLASCO Y así que haya usted tomado su cafó y su copita, se va usteú por las interioridades del Retiro, donde F O T D E MtlNOZ D E B A B N A EL JARDÍN DE MADRID