Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-Hi- CUADROS MADRILEÑOS LA PLAYA DE RECOLETOS í, señor, tenemos una playa en pleno Madrid, con sombra, con muy buena sombra, cosa que no sucede por ahí fuera en las playas de moda. Fresca, sombría, con ana temperatura que varía entre los quince y los veinticinco grados, con sillas en gran cantidad, llenas de mujeres bonitas. Es algo del Boulevard de San Sebastián, sin ruido y sin chupinazos. La playa de Madrid tiene varios mares. No hay más que sentarse y oir lo que dif en los maL A H O K A DE P L E A M A R drileños que allí se sientan por la mafiana. Pasa una buena moza de ojos negros, acompañada de su marido, y en seguida hay quien dice: ¡La marl Pasan dos niñas rubias de ojos azules acompañadas de una mamá todavía de buen ver, y exclaman cinco ó seis voces masculinas: ¡La mar! Es decir, que la mar no se está quieta como en Biarritz ó en San Juan de Luz, no señor; la mar pasa por delante de usted, se la sirven á usted á domicilio. Y en la playa de Recoletos es donde queda probado que se quedan en Madrid millares de personitas con las que el curioso lector pasaría muy bien el veraneo si pudiera. No hay que creer que el mundo estáreducido á las cuatro docenas de duquesas, marquesas y generalas que salen en los periódicos todos los días; hay en Madrid una clase media numerosísima con unas mujeres que si las enseñaran en el Palacio de Bellas Artes á duro la entrada, se podría recaudar lo neceeaiío para regalarle á la Cecilia la plancha de honor en nombre de los miles de admiradores de esta fiera. Casi todas éstas van á la playa de Recoletos, y el que quiera probar cosa buena, que se vaya allí, como dice la copla. IiS, playa tiene sus horas determinadas; hay que ir por la mafiana, antes de las doce, cuando los hermosos árboles aquellos dan hermosa sombra á las sillas del paseo. El suelo está regado, el aire huele á flores, y los vecinos de Recoletos y Salamanca son los que verdaderamente disfrutan de todo lo que allí se ve. Abundan los militares, ¡os jóvenes con zapatos blancos y el sombrero con la media ala de adelante echada hacia abajo; esto es indispensable para estar en regla, porque el que no se echa abajo la media ala no es hombre á la moda; acuden allí también bastantes viejos con pretensiones, magistrados cesantes, jefes de administración conquistadores el afio 68 del siglo pasaBN P L E N A P L A Y A do, y ahora limitados á la contemplación; generales de cuartel que todavía dicen flores, con chalecos blancos y sombrero de paja; niños góticos que hablan alto y f aman en ayunas, y caballeros sueltos que no hablan con nadie y leen los periódicos junto á les aguaduchos, mirando de reojo á la aguadora. El bailo sexo, alma de la playa, consuelo del verano y alegría de la concurrencia, lo componen mamas con niñas, señoras guapas con esposos feos, bellezas del afio en que mataron á Prim y bellezas de ahora, de esas que si f raa á los bailes y grandes fiestas del invierno serían célebres en veinticuatro horas. El conjunto es alegre; dominan los colores claros, las blusas rosa y los sombreros con flores. Durante un par de horas, la animación es grande, y alguna vez se descuelga por allá un torero huido de la calle de Sevilla. En los corros que se forman reuniendo varias sillas, la conversación es muy animada, y hay cada pareja de novios mirándose en el blanco de los ojos, que da miedo. Mucho amor, mucha blusa y mucho olor á almizcle barato, y venga calor y vengan horas. Ninguno de los playistas ni ninguna de las playeras necesita salir de Madrid; cuando se tiene el novio al lado no hay que ir tan lejos. Y mientras ía ná habla de lo caro que está todo y de que no matarán á la Cecilia, y papá dice que Gobierno como éste no se ha visto y que van á venir loa ingleses, los otros, el teniente recién salido y la hermosísima rubia de veinte años se dicen en voz baja cosas que no se les ha ocurrido nunca á los poetas. Y aprovechando el ruido que hace el automóvil que pasa y los i t o s de ¡Imparciall ¡Liberal! ¡Paísl del golfo de la bronca voz, ellos en voz bajita: ¿Me quieres? BSPBBAHDO LA OLA- Más que á mi vidal Y ande el movimiento y viva Madrid, y á la playa de Recoletos, que allí es donde hay tela. Es la mar, como dicen ellos ¡la mar de hermosural F O T D E M O N O Z DB BAENA EusKBro BLASCO