Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA- ALUSTRADA AÑO x n MADEID, 19 DE JULIO DK 1902 NTJM. 585 CARTAS VERANIEGAS INAUGURACIÓN DEL ESTABLECIMIENTO BALNEARIO DE FUENTE- SECA CARTA DE NUESTRO ACTIVO CORRESPONSAL SEÑOR BBNÍTEZ Fuente- Seca, 13 Julio (ííj KSPuÉs de deaeanBar breves horas en la estación del ferrocarril de Villagardufia, pnnto desde donde y M parten los coches para el balneario de Fuente- Seca, distante escasamente 60 kilómetros del pueblo, se sirvió en el despacho de mercancías de doble pequeña un suntuoso banquete á los expedicionarios. Ocupaban la cabecera de la mesa el jefe del tren 8 r. Pacheco, el alcalde de Villagardufia, el director del balneario, y una tía suya á quien se debe el descubrimiento del prodigioso manantial. A los postres se levantó el Sr. Ballina, médico del nuevo establecimiento, y en un elocuente análisis nos dio á conocer los componentes de las aguas de Fuente- Seca, sin rival para curar dislocaciones de primero, segundo y tercer grado, inr cluso el grado de bachiller; dolores de cabeza, enfermedades de los oídos, flato, baile de San Vito, y en general toda clase de enfermedades, pues el manantial es tan abundante, que hay agua para todo. En nombre de la Prensa tuve que contestar al brindis del Sr. Ballina, reconociendo que la Prensa era efectivamente una gran fuerza y una poderosa palanca, levantando con la palanca grandes aplausos. El ramo de flores que adornaba la mesa fué enviado á la señora del jefe de estación, que no pudo asistir por tener que dar la salida al mixto descendente. Terminado el almuerzo, al que asistieron muy cerca de cien comensales, ó por lo meaos noventa y cinco, en cuatro coches y muy desahogadamente nos trasladamos al balneario de Fuente- Seca entre los aplausos de los habitantes de la localidad, que echaron á vuelo la única campana que tenían disponible, disparando numerosos cohetes, de los cuales algunos hicieron blanco en la señora del registrador de la propiedad, que venía muy cerca de nosotros. Sin más novedad qne dos ó tres vuelcos en el camino y tener que subir á pie la cuesta qne da cima á la villa de Fuente- Seca, muy cerca de cinco kilómetros, llegamos á las ocho horas de haber salido de Villagardufia, visitando inmediatamente el balneario, que ocupa una posición verdaderamente pintoresca. Levántase sobre una enorme roca, á la que rodea un riachuelo que aunque en este tiempo no trae agua por necesitarla toda el manantial del establecimiento, bien se conoce que en invierno y en la época de las lluvias debe ser caudaloso. Frondosa vegetación, compuesta de cuatro corpulentos pinos plantados en el afio anterior, dan sombra y frescura al balneario. El acceso á la roca es un tanto difícil, porque está colocada casi perpehdicnlarmente; pero una vez conseguida la ascensión, el panorama es delicioso. Se divisan á lo lejos y con ayuda de buenos gemelos, varios olivares del Ayuntamiento del pueblo inmediato, algunas tierras de labor y la caseta de los peones camineros.