Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
f ETT; siéntate á mi lado; no temas que impoitune tu oído, ya cansado, con bellas frases de fingido ardor. Sólo UQ recuerdo nuestras almas une; mi fe se extingue al par que tu belleza; el crepúsculo empieza á envolvernos con triste resplandor. 1 Pobre, mujerl Tu corazón y el mío tienen otro crepúsculo: el hastíol El sol se apagal ¡se acabó el amoi iPor qué lloras? La eterna despedida de ese triste reflejo que la vida nos deja tras de sí, es la última ventura que gozamos; mirándonos, miramos tú lo que amaste y yo lo que perdí. Tú eres la luz que qaeda matizando la trémula arboleda, el sol ardiente que en mis suefios vi; yo como el lago de siniestro fondo, bajo mi triste placidez escondo el cieno que en la vida recogí. iQaá hermoso despertarl Cuan dulcemente rizaba el aire la extensión serena del lago azal en que tu faz veías cuando, radiante de placer, creías que era el quebranto la pensión ajena, y en tu radiosa frente la intensa aurora del rubor lucías. Yo embelesado y loco te miraba, y tu voz escuchaba como al santón el árabe exaltado, y era tu voz para mi pobre oído lo que el eco perdido de la patria lejana al desterrado. ¿Te acuerdas? La memoria no envejece; aún oir me parece el quejumbroso murmurar del viento que, fingiendo después súbita calma, llevábase violento el mutuo juramento, símbolo dulce de la fe del alma. ¡Pasó el rotnanticismol feliz sería si con él volviera á tal edad, para decir lo mismo, y á ti otra vez decírtelo pudiera. Pero ¡ay! que ya tu mano sin inquietad reposa sobre mi mano yerta; la noche silenciosa cubre la tierra desolada y muerta. ¡Hayamos! ¡ven! la sombra es la amargura que va ocultando con su velo austero un rostro de siniestra catadura: la muerte, ¡último amorl ¡el verdadero! Vamos de aquí; mi voluntad cansada ya ni aun mi cuerpo á sostener se atreve. ¡Ni un pájaro cantor en la enramada! ¡En mi alma hielo! ¡En tu cabeza nieve! Pretendo hablar, y de mi voz me espanto; hablarme quieres, y tu voz suspira. ¡Dios arrancó las cuerdas de la lira, y puso en su lugar hilos de llanto! LEOPOLDO DIBUJO DB VABBL V m k fc iíS LÓPEZ DE SÁiX VAirrlJ