Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REVISTA PRECIO, 1 5 CTS. MADBID, 6 DS JULIO DB 1902 SUPLEMENTO AI. N Í M 584 EL CKLMEiN DE LA CALLE DE FUENCAKRAL A expectación ansiosa que en toda Espafia ha prodttcido este odiofo crimen, y la general extrafieza que ha causado la circunstancia de haber transcurrido quince y más días sin que las investigaciones de la policía en diferentes poblaciones de la península hayan tenido éxito algrno paia eldescabrimiento y captura de la presunta autoía del crimen Cecilia Azoar, nos movieron hace días á emprender serios trabajos para lograr, por lo minos, el medio más fácil y mejor de identificación: el retrato de la criada de D. Pascual Manuel Pastor. Al efecto, el director de BLANCO M T íÍKGEO telegrafió extensamente pidiendo informes y noticias á San Sebastián, á Irún, á P a s a j e s á Burdeos, á Barcelona; en suma, á todos loa puntos donde ha vivido Cecilia Aznar ó por donde se supone que debe de haber pasado en los días posteriores al crimen. El resaltado negativo de estas investí gaciones no nos desalentó. Habíaraof l o g r a d o el triunfo de ser los únicos que publicáramos el retrato de la infortunada v í c t i m a comple tando nuestra información con lodos los elementos posibles, y no renunciábamos á encontrar el dato más i m p o r t n t e aquel cuya hueca preocupaba pjineipalinente al juez, á los individuos de la policía y á cuantas personas estaban interesadas de manera directa en la persecución del delito. Cecilia Aznar, de quien sin duda debían existir retratos en Madíid, en Pasajes y en otros sitios, habla tenido la precaución ó la fortuna de hacer desaparecer todas sns efigies fonográficas en los mencionados sitios. No obstante, el conotimiento de la vida irregular y extraía que dicha mujer había llevado en los últimos afios, nos hizo pensar en que habría una pista segura y concebir la espeíanza de dar con ella y de hallar el retrato que deseábamos, y cuy a posesión nos halagaba como periodistas y nos satisfacía como ciudadanos deseosos de coadyuvar á la acción de la jnpticia. Pensábamos que habiendo e s t a d o casada Cecilia Aznar, y careciendo de retratos de ella BUS padrea, acaeo podrían proporcionarlos los parientes del difunto marido. E n v i a m o s pues, en distintas direccicnes á varios d e nuestros redactores, y últimamente á nuestro redactor fotógrafo D Manuel Asenjo. Habíamos sabido que existían d o s retjatos de Cecilia: uno en que está retratada con su marido y. su hijo, y otro en que está sola, de pie, vestida de negro y con la mano derecha apoyada en uoa silla. Como era casi seguro que de los retratos sólo existitsen negativas en los arel, i vos de alj. úa foto grafo, enviamos á nuestro citado re dactor, por la confianza que teníamos en que había de cumplir con pericia su delicada misión, y á la vez por la necesidad de que fuese una FRANCISCA S A N C H B Z P O S T I B A DE LA CASA DXL C B I M B N C O N SUS HIJAS, persona entendíY A SU IZQUIBBDA MABÍA DBL ROSARIO QÓMEZ. COCINEBA QUK FUÉ DEL BK. PAbTOR HASTA EL DÍA AMT S DEL ASESINATO DE ÉSTE Jij