Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D A L F O N S O XIIT S A L U D A N D O Á L A S S E Ñ O R A S A S I S T E N T E S Á L A G A R D E N P A R T Y reunión de personas de todas las clases sociales; allí, junto al uniforme del Grande de España figuraba el chaquetón del alcalde de tal pueblo de un rincón de Andalucía. Los Reyes saludaban al paso á todos; conversaban con las personas á quienes conocían; soportaban la puntería certera de los fotógrafos de BLANCO Y NBGSO; se deshacían en amabilidades para con sus invitados. A las seis se retiraron, y quedaron dueños del campo los que van á esas fiestas á comer y á beber. Parece mentira que haya tanta gente ansiosa de una docena de sandwiehs y de otra de copas de champagne. El duque de Sotomayor había dispuesto que hubiera mesas con refrescos, helados, pastas y el espumoso vino francés en casi todos los paseos, y la gente se abalanzó á ellas con tal prisa, que no parecía sino que nunca habían disfrutado de tal agasajo. Entretanto paseaban y se saludaban las madrilefias de las grandes fiestas: la baronesa de la Torre, la generala Ortega, la marquesa de Valdeterrazo, la señora de Sikles, la condesa H de Agrela, la duquesa de Sotomayor, a ministra de Hacienda y la de Gracia y Justicia, las señoras de Merino, de Silvela y Dato, la duquesa de Montellano, la marquesa de Villamediana una legión de mujeres bonitas, que daban ganas de repetir aquello que dijo un gitano en Granada hace muchos años, viendo venir á caballo á la duquesa de Alba y la condesa de Teba: A modo que se alegra uno de haber nacido! ETJSEBIO BLASCO F O T S MUÑOZ D E B A B N A L A F A M I L I A R E A L C O N V E R S A N D O CON LOS I N D I V I D U O S D E L CDERPO DIPLOMÁTICO