Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA GARDEN- PARTY l B todas las fiestas de la anterior semana, la M TM regia y más madiilefia á la vez taé la celebrada en los jardines del Campo del Moro Regia por la fastuosidad; popular en el buen sentido. iQaó jardines! Coa razón le han dado el título de marqués á D. Luis Moreno, porque las obras que ha llevado á cabo en quince años de Regencia son para inmortalizar el nombre de un intendente. El Campo del Moro, que no veíamos hace afios, está convertido en un paraíso. Los árboles gigantescos, las acacias y plantas de América que esparcen una fragancia embriagadora, los macizos de flores en torno á las fuentes, los amplios paseos primorosamente cuidados, todo revela, primero, el gusto exquisito de la Reina, que es artista en el alma, y la admirable ejecución por parte del fiel servidor que ha vivido quince afios consagrado á embellecer cuauto depende del Real Patrimonio. La tarde del 23 de Mayo no se borrará de la memoria de las catorcemü personas que estuvieron invitadas por el Rey. Y catorce mil personas que pudieron pa- lUaRESO Á LA GARDHN PARTV POR LA PUERTA DE LA CUESTA DE SAN I JT. H. B 8I Z KEPRESENTANTESCHINGS CON UN GRUPO DE DIPLOMÁTICOS COMENTANDO LA BELLEZA DE LOS JARDINES D O N D E Í- E CEl EBRA I A FIESTA sear á toda comodidad, anchamente; porque el regio parque es inmenso. Dominaban en él los uniformes; el Rey permitió á todo el que vistiera de militar la entrada en su casa, y tanto el S oberano como su au gas ta madre y hermanas hicieron los honores del jardín con afecto verdaderamente familiar. La infauta Isabel tenía también una palabra amable para cada uno de los invitados, y como es tan popular y tan querida, cada cual iba derecho á saludarla, resultando la fiesta á la vez grande é íntima S. M. LA KEINA AL DIRIGIR LA PALABRA Á VARIOS DE LOS INVITADOS