Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
j O cabe duda de que Madrid ha presentado estos días y estas noches un aspecto verdaderamente pintoresco y emocionador. Oaánto nos hemos divertido los naturales y los otros; es decir, los que abandonando por un momento sus ocupaciones provincianas han venido en Madrid como iba á Zaragoza aquella familia célebre de Calatorao! Por esta vez el s a n t o p a t r o n o de Madrid, el buen San Isidro, al cual otros afios todos los forasteros p r o d i g a b a n sus visitas hasta con obsequios de rosquillas convertidas en BALCONES ADORNADOS DE CASA DE LH. IRDY p i e d r a s si algún chaparrón importuno les estropeaba la diversión, por esta vez digo se quedó allí en su ermita casi olvidado de la gente y aun de las verdaderas tías Javieras. DOS BARBIANES DE PEBSIA La irrupción se ha verificado ogafío en las calles céntricas, y mientras la calle de Alcalá rebosaba forasteros á todas horas, en la pradera de San Isidro las rosquillas se comían unas á otras, ateniéndose sin duda al consabido refrán de qne los duelos con pedazos de pan duro son menos. ¡Qué reflexiones tan amargas habrán hecho San Isidro y Santa María de la Cabeza en medio de sn espantosa soledad, la soledad de dos en compafiía! Las palmeras de la Carrera de San Jerónimo, el arco di 9 la calle del Carmen, los gallardetes, guirnaldas y palitroques de otras céntricas vías, les han arrebatado por esta vez la admiración y el favor del público. Temblemos por la próxima cosecha si el santo patrón de los labradores no da al olvido esa ingratitud délos mortales! Lo cierto es que en Madrid no se oía un pito. ¡Todo eran vivasl La multitud, una multitud bullanguera y alegre, ha corrido de aquí para allá estrujándose, riendo, gritando. Cualquier balcón ricamente adornado le arrancaba exclamaciones de asombro, y un moro de la embajada marroquí le producía espasmos de placer. ¡Oye, tú- -se preguntaban unos á otros contemplando embobados á los hijos del Profeta, ¿y por las nochesles iluminan también? ¡Infelices mahometanos, c u á n t a s lamparillas, de todo en todo opuestas á los preceptos del Corán, les ha colgado en estos días TÍA S H íü la ignorancia del público! Porque á éste más que DECOKACIÓK DE LA OYERÍA DE MELLBRIO e n í U S i a S m a b a n k S ADMIRANDO AL INFIEL MARROQm