Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HL MEECANTIL VálEMGIálie FLÁüNíÚN pTTmmrmieiaJaxtjmg íhmn 13. p h i i d p J M í. Duao poLTrioo ODK aomiTM. uTjtiuuo. uovaxui, t DE ÍUOTCJJUS 7- ¿IJ r í I tiwKtKidttAJKUdHíB rt. tua iaa ¡M. wlt tétOam s MMku AwiUMiun cr f. UCT. g r g tíaüae BSAB til raSTIBt WMJES. J SB Lft PSIflBtU majJLüTwt Mi LOS Viene á regir á España un nuevo Rey cuando en España se inicia el más vigoroso movimiento de re orma social. Entran Rey y pueblo juntos en la hora en que la democracia piensa hacer expansiva la Monarquía en términos que mejoren la condición proletaria Pueblo y Rey abrazados, pueden resolver pacíficamente en nuestro país lo que es problema dudoso en otras naciones. El principio de la regeneración de España, cl término de sus inmensas desdichas, el imperio de la libertad, del derecho y la justicia. F I 0 S iMves S de Mí, yo i ÍS 2 5) Sa 2 oa k ui iítscíxt igc Dtarht lt ublJaana A la paz debe este país cl grado de prosperidad material que alcanza; al espíritu democrático, su progreso moral. Que las demás provincias se pongan al nivel de las Vascas es una aspiración p: itriótica. El nuevo reinado debe ser, por lo tanto, para bien del reino, todo paz y libertad. u n a era de justicia yrnoralidad, en la que la Keligión Católica viva honrada y respetada por el Estado; con una Hacienda no averiada, una Administración paternal y deseen traliz adora, pero unidas las Regiones á la Patria común; era en la que el joven Rey no olvide que Dios le ha de pedir cuenta de sus actos como Soberano. UpMi Uí T ¡t. MA ÍMl LA MOJA u w nmutodw: U LA M M M M íSSa- va: Durante el reinado de D. Alfonso XIII han de actuar sobre los Gobiernos las eternas fuerzas de tradición y progreso, representadas por los individualistas con su extrema derecha conservadora, y los socialistas con su radicalismo colectivista. Pidamos que el Rey acierte á regular las oscilaciones, pensando en que el inclinarse excesivamente á la derecha trae las revoluciones, y á la izquierda, la ineficacia de las leyes promulgadas. El reinado de D. Alfonso XIII debe ser predominantemente educador. España es un país inculto, y á su incultura más que á otras influencias debe el ser holgazán. El saber es, progresivamente, actividad, capital, aumento de población, fuerza La vida normal entera del nuevo JMonarca, consagrada á una vigorosa acción pedagógica, apenas nos hará recobrar esa fuerza en canlidE. d suficiente para impedir que el movimiento expansivo de la civilización extranjera nos haga sus víctimas. W; ÍX PERionico o. U ICBÍS IU VI La hispanicultura: cultivar el cuerpo y el alma nacionales. El cuerpo, fomentando la producción con discreto proteccionismo; normalizando el cambio con moneda europea; abaratando el consumo, sin el odioso impuesto. El alma, con mucha instrucción y mucha moraliíad. Alfonso Xll restauró la Monarquía: sea Alfonso XIII el restaurador de la Nación. ü n periodo de la Historia de España que simbolice la Paz, la Justicia y la Verdad. La Paz, para que se reconstituya el poder naval de España, único medio de recobrar cl respeto y la consideración que hemos perdido ante el mundo civilizado. La Justicia, para que extirpe ese cáncer nacional que se llama caciquismo, que nos devora, y que ha esterilizado todos los entusiasmos y energías del país, degradándolo y envileciéndolo. La Verdad, para que, rompiéndose de una vez para siempre los convencionalismos tradicionales de nuestra política, entremos de lleno en el camino de la regeneración económica, base y fundamento para resolver el pavoroso problema social. LA AÜDALOOIA iVIODERNA Como aurora, signo precursor de una era de paz moral y material, á cuyo benéfico influjo florezcan las ciencias, las artes, la agricultura, la industria y todas las manifestaciones honradas de la actividad humana. Gomo tendencia política, el más puro ejercicio de los derechos aquistados en el siglo i. x, para que la presente pueda ser la centuria del triunfo sólido y definitivo de la democracia monárquica. Como finalidad, la solución armónica de los problemas pendientes entre el capital y el trabajo, el triunfo de la razón sobre la fuerza, y en suma, el enaltecimiento de la JVIadre Patria, según cánones de fraternidad, trabajo y progreso MAORio. 17 oe uAyo OE tso? Un reinado que en la paz se parezca al de Fernando VI; en el progreso de las ciencias y de las artes, al de Alfonso X; en el respeto y práctica de la justicia, al de Alfonso XI; en el robustecimiento de la unidad nacional, al de los Reyes Católicos; en el honor y consideración que á España se tribute por todas las naciones, al de Carlos V; y en la corrección de abusos y remedio de inveterados vicios, á ningún otro reinado de los que la Historia recuerda.