Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿QUÉ DEBE SER EL REINADO DE D. ALFONSO XIII? ff ¿kt 5 l SA pregunta dirigió BLANCO Y NEGRO á varios de sus colegas de la Prensa española, rogándoles expresaran sus respuestas en cincneuta palabras á lo sumo, por no disponer para insertarlas de mayor espacio en el número actual. He aqní las contestaciones recibidas, y que agradecemos vivamente á nuestros queridos compañeros, lamentando profundamente que la premura del tiempo y la necesidad de que este número entrase pronto en máquina, no nos hayan permitido publicar las opiniones de los colegas de Barcelona, Zaragoza y algunas otras ciudades, según habíamos solicitado. d m mk m Correspondencia MILITAR El reinado de D. Alfonso XIIJ, con expansiva democracia debe ser de paz y prosperidad; esta diclia se alcanza, y no es paradoja, con un buen Ejército y una faerte escuadra. El programa del nuevo reinado, en cincuenta palabras Sobran cuarenta y ocho. He aquí el programa; ¡La paz! Viernes 4 rieAbrH de 1902 TO 2 EED 1 C 1 CCTS 1 ÍIAK 1 A 3 fin los votos y augurios de ead nuevo reinado solían sonar antaño palabras gloriosas y brillantes, laureles, conquistas, victorias, poderío. Seamos modestos. No evoquemos estos espléndidos fantasmas. Recordando lo de ¡Felices los pueblos que no tienen historia contentémonos con que el reinado de D. Alfonso XIII figure en la de la civilización y señale un adelanto en las luchas pacíficas por la conquista de la cultura y la riqueza, los dos panes, del espíritu y del caíroo. L i OOBRESFQNOENCIII OE ESPIIñ i. TMr; r T: -nmn POLÍTICO INDEPENDIEHTZ Y O HOTICUS E i3: t in J P. Macnel María de S. inl, i Ana rü- n. JUr. Quien registre las columnas del Heraldo de Madrid, hallará en los artículos acerca de la Educación del Principe, de Diciembre de 1900, y en los más afirmativos de Marzo y Abril de 1901, que se titularon Aníe un reinado, expuesto clara y categóricamente su criterio. Se honra el Heraldo coincidiendo en ideas, en temperamentos y hasta en formas de expresión con el Sr. Canalejas, y por ello reproduce en este momento solemne el artículo La última, tregua publicado en la revista Nuestro Tiempo y el discurso en que el ministro de Agricultura afirmaba qae es monárquico convencido, pero no cortesano adulador. Nuestra honrada convicción monárquica nos induce á creer que no puede salvarse España sino dentro de la estabilidad de la institución real, siempre que sea lo bastante flexible para admitir en su seno todos los progresos de los tiempos. Y como esa es nuestra convicción, hacemos votos para que el reinado de Alfonso XIII emu e en sus glorias y venturas al de aquel gran rey Fernando que se hizo acreedor al título de Católico por sus sentimientos cristianos y por la universalidad de sus empresas y dominios. Sé bien lo que yo querría que fuese el nuevo reinado. No sé tanto lo que debe de ser. Y mucho menos lo que será. Pero entiendo que ni monarquía, ni república, ni democracia, ni constitucionalismo liberal, ni régimen, ni forma de Gobierno, será bueno en el mundo mientras la voluntad general no influya libre y directamente en la dirección de los asuntos públicos. Y no influya también desinteresadamente y con amor principal y primero al presente y al porvenir de la patria. feíf- RViOIM MiLw. i- ¿aTir- ü j í Un reinado que vea en la infancia, necesitada de grandísima protección moral y material, el terreno inculto y abandonado de donde puede brotar, lozana y exuberante, la regeneración del país. Robusteciendo, ilustrando, disnifieando á los niños desvalidos, se resolverá el más grave de los problemas presentes y futuros. Una corona sobre la cabeza nunca podrá estar tan segura como una corona sobre el corazón. Es la democracia como el hierro para la sangre anémica. Si ha de producir efecto, no basta con que lo ingiera el organismo al cual se aplica; es necesario que se lo apropie, para que debidamente transformado sustituya con el vigor á la debilidad. ¿Qué debe ser el reinado de Alfonso XIII? El continuador de la obra emprendida. El que lleve á la vida social, con todas las convenientes amplitudes, el sentido democrático que se impuso á las leyes durante el período de la minoridad. De pan, de paz y de prez.