Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CJLRE- 0: 2: 3- E. E: JLLVE: 3 í f e ¿i fines del siglo antepasado y principios del último, cuando el lujo palatino se manifestó en su mayor f l esplendor lo mismo en España que fuera de ella, se construyeron y empezaron á usarse las actuales carrozas para las solemnidades y actos extraordinarios de la Corte. Todos los carruajes de gala que en esos días usa hoy la Familia real de Espafia, como son las carrozas llamadas de Corona Real, de Caoba, de Corona Ducal, de Concha, de Cifras, de Amaranto, de Bronce, etc. son de estilo Imperio; varias de ellas, construidas á fines del siglo xviii en París por el maestro Gautier, y algunas por el afamado constructor Fernando Duran, que tiabajaba en Madrid por la misma época. Describiremos únicamente la carroza que suelen ocupar SS. MM. y que se conoce con el nombre de coche de la Corona Eeal. Es de madera negra adornado con profusión de atributos y motivos en bronce dorado á fuego, figuras en bajo y alto relieve. En las portezuelas hay un grupo de dicho metal, en el cual están representadas las nueve Musas, y en el centro el dios Apolo. En la parte superior de las portezuelas, dos leones sostienen los escudos de la casa de Borbón y de Espafia, rematados por dos coronas reales. Sobre la techumbre, en el centro, tiene una corona real encima de dos mundos de bronce dorado. El interior de la carroza está vestido de terciopelo rojo, con asuntos diversos bordados en sedas de colores; el bordado del testero reproduce con gran fidelidad y perfección la bahía de Cádiz. iios alzavidrios son de seda y están rematados por gruesos borlones de oro. Esta carroza faé construida por el maestro Julián González, en Madrid, en elafio 1832, para el rey Fernando VII, y desde entonces es la que sirve, como anteriormente decimos, para conducir á los reyes en actos solemnes. El tiro lo componen ocho caballos tordos españoles, empenachados, con primorosas guarniciones y rendajes adornados de escudos, hebillas y aplicaciones de bronce dorado. Sirven el carruaje un cochero, un postillón, dos lacayos y cinco ó seis mancebos. Aparte de las carrozas anteriormente citadas, posee la Casa Real el coche impropiamente denominado de Doña Juana la Loca, que es una verdadera joya artística. Este carruaje figuró en la cabalgata organizada con motivo del Centenario de Colón á título de obra de arte, pero no se exhibe nunca en las comitivas regias, porque á pesar de las muchas restauraciones que ha experimentado, no ofrece suficientes garantías de solidez, á causa de los muchos afiós que tiene de existencia. Fué construido, con efecto, á fines del siglo xvii, y su caja es de madera imitación de ébano, con preciosas figuras, flores y atributos en relieve, que ocupan toda la superficie de los tableros y adornan el frente, el testero y las esquinas. Las demás carrozas reales se caracterizan por su lujo y su riqueza; el coche á que nos referimos llama la atención de todos los inteligentes por las preciosidades artísticas que lo avaloran y aun por la severa majestad de su aspecto.