Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CULRpO rOONTLRO EES son las corporaciones ó institutos que constituyen la guardia personal del monarca de España: el Real Cuerpo de Monteros de Espinosa, el Real Cuerpo de Alabarderos y el Escuadrón de la Escolta Real Vela el primero por la seguridad del Rey en las habitaciones privadas que ocupa éste en Palacio; monta el segundo la guardia en las escaleras, galerías y salones del regio alcázar; escolta el último á las personas reales cuando salen á la vía pública para las solemnidades oficiales ó los actos de Corte. Los Monteros de Espinosa fueron instituidos por el Conde Soberano de Castilla Sancho Garría en 1013, y la leyenda popularizada por el gran poeta Zorrilla, cuya certidumbre niegan muchos historiadores, atribuye al hecho siguiente la creación de ese instituto: La condesa viuda dofia Ofia (según la leyenda) madre de Sancho García, se enamoró del musulmán Alraanzor, huésped entonces de Sancho, é instigada por su amante, intentó envenenar á su hijo durante un festín. El mayordomo del Conde, Sancho Peláez, advertido de la trama, impidió que Sancho García apurase la copa fatal, y el agradecido Conde le confió desde entonces la TM guardia de su persona. Era el citado Peláez un hidalgo natural de la villa de Pí l Espinosa, en la provincia de Burgos, y los doce hombres rí k que bajo su mando formaron la guardia personal de B Sancho García se eligieron también entre vecinos de fl ÉpH H B aquella villa ó de los lugares de su jurisdicción, como W xmKI A Berrneca, Qaintanilla, Barcenas, Santa Olalla, Iguaseras y Para, habiendo quedado de precepto el que los Monteroa de Cámara ó de Guarda, según también se les denomina, sean precisamente naturales de los mencionados sitios. El Rey Católico añadió primeramente otros doce Monteros á los doce que instituyó Sancho García, destinándolos á la guarda de su hijo el príncipe D. Juan, y después aumentó otros veinticuatro para 1 servicio de la reina doña Juana cuando ésta se retiró á Tordesillas. Felipe II les confirmó sus privilegios é institutos, y el primer Borbón les concedió el uso de la dragona, y doña Isabel II el de la placa que lucen en sus uniformes. En la actualidad prestan servicio doce Monteros de Espinosa, ó sea el mismo número de la época de su fundación, y guardan á los reyes desde las nueve de la noche hasta las siete de la mañana, velando en las habitaciones contiguas á las que ocupan aquéllos. Guando muere el rey ó alguna persona real, guarda día y noche su cadáver y no lo abandonan hasta que recibe sepultura. Disfrutan de un sueldo de tres mil pesetas anuales, y están sujetos á las ordenanzas y mandatos del Montero Mayor del Rey, rigiéndose el Cuerpo por las ordenanzas formadas en Valladolid en I. de Octubre de 1567. DIBUJO DK BLANCO CORIS Y FOT. ASENJO