Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESTANÜAKTE REAL pf nneatrOB dlan, la Casa Real dft Enpafia Acoatambrn Á ÍTHT on A 0 B PAIACEOB y dep DiJencins IH bRndera roja j amarilia (latf bleclda pnra la Marina por roal decreto de i8 de Mayo óv 178 j, y declarada nacional en mar y tierra poT el de IT de Octobr d lB a. Gnaudo 1 Bv j va á canipa- Qa, cumo aoonteció ftD los día de D. Alfonño XII, laiopoco IJeva bandera propia ó fffiíí api 1 H Uama mOBén IHegn do Valerft, Da Hnerle qae sólo en loa baques en qne n a v e el monarca. 6 9 n familia JDAB allegadiiH ondea h o el estniídarte reaJ, NI el Gaerpo de Guardias Alabarderos ni el EecQadrÓD de la Ee calta tíen a bandera ni estandarte, y el qne tremola, por excepción, en Miramar. da A la reFridencia veraniega de fi. M. la Reina Recente carácter patrimonial 7 privado. El artículo 16 de la iJnat m c d ó n Bobre laaignlas y banderas, bonori- d y salüdoBi, aprobada por real deíretn de 1 de Marzo de 1 B 67, eetHbl oe qne el e tandarlo real tes bandera cuadrada de color morado obseoro, con todos los cnartelee do las armas real Hv. El valgo de levita, el más nacional de los noveliutas espaDolee, j a l artículo 3. del decreto del Gobierno ProvÍBional, dfldo en Madrid á 13 de Octubre de 18 3, coincideo aceptando nn gran error hietírioo, consistente en llamar al morado color de f -fistitla, y O confundir, 6. lo que parece, el pemUhi dt IOF D comunvhjtle vcncidafl en Villatar, con el eetandarte de la sociedad secreta Loa GmiuJtfrOB fundada en 1 S 20 por unos cnanto honradon pTOgresiatan con objeta de imitar lús virtudi s Je FadiUit. Cnatro importantes trabajos, entre otros muchos BH conocen apropÓBÜo de la escarapela y las banderas naciúnales y realee, debidos A los acadi micos de la Historia Sros. OiÍDOvaa del Castillo, Kemándoz Duro j íj enoral Carrasco, quienes, ei difieren en alffnnoH pormenorea, coinciden en nefíar rotundamente y con aólidoH fundamentoa la falea atribución del pendón morado. Apunta el General, ain asegurarlo, qno ee aeignó antijcnanLonte á la mesnada real, y estaba al cargo y cnidado del Alférez mayor, siendo este color peculiar de la casa del Rey. Refiere laego qne D. Fernando el Católico, después de muerta dofia Isabel, dispuso que figurase el morado entre loe colores del Cuerpo de Guardias Alabirderoe, que creó, AI advenimiento do Felipe el Hermoso, este pondúu se cambió por la bandera blanca con crnz roja de Eorj oDa, no como insignia nacional, sino solamente real. i tFelipe IV restableció el antiguo color morado de la Casa Real cuando croó el reRimiento de Guardias do Infantería, qne luego fué ertingnido. De aquí sin dada que desde la creación del regimiento d e Real Artillería, á principios del siglo xvin. y consideradas las tropas del Cnerpo como de 3 a Real Casa, adoptasen la bandera morada (y lo mismo el Cnsrpo de Ingenieros, nacido del do ArtiJIeHa) la Artillería y la Tnfaxiteda de Marina, de cuyas procedencias hay banderas moradas en el Museo de Artillería y en el Naví l, habiéndolas también del mismo color de otros Cnerpos que por privilegios ó particulares Iss usaron, tales como los veteranos nacionales. iCon todo OHtOt el color propio y pecuJiar de Espaila, por Aragón y por Castilla, y predilecto de sus monarcas, perpetuado üaeta nuestros días en la escarapela militar, es el rojo- iLo qne hay es que por lujo, empleando el damasco y otras telas -X J: S r vh s í SÜ j Wf ricas, muchas veces el color de éstos era carmes que aparto de los diversos matices qne puede presentar, se altera por la acción de la nz hasta parecer morado, y además, muchas veces los pintores han empleado en sos caadros para este efecto el carmesí en logar del rojo, bascando la suavidad, todo lo cual ha InCluldo en la idea del morado, También refiere el reneral Carrasco que en 1 68 se quiso adoptar la bandera tricolor morada, btunca y roja, y qne tuna comisión del Ayunta miento de Madrid proposo la roja, amarilla y morada, conforme con la faja qae dicha Corporación había adoptado. El eeGor Cánovas (y con él don Cesáreo Femánde Duro) no encontró anlecB dente histórico qne justifique el que á ciertos CnerpOB de preferencia se los señale el color morado para sus banderas puponiéndolo color peculiar de Castilla. i Para terminar esta li erlnlma nota, por ser noticia que creo nueva, copio lo qoe dice Carlos Broschi Farinelo describiendo, en I7 fi 8, la íaJua real, capitana de la pintoresca escnadrilia qne en Aranjues se estableció para solai de Fernando I: íQiiando se embarcan Snc Majíjeslades, A de mfts de la Vandera qne lleba A Popa, se arbola en el Palo m yor el estandarte de las Armas Reales, que es de color morado, Del mismo, y salpicada do dores de lis de oro, fué la bandera coronela d e la Real Guardia EspaQoJa en tiempo de Carlos TTI; no así el ef tandarls de la CompaBía francesa de sus Guardias de Corps, qne t- ra verde como el pendón qne Carlos V llflvó A la expedición cnntra Tiínpt en l í 3 6 Ambas ínsiirniBfl, la de nnardias Esp flolae y la de Corpf están reprodu cidas en el Teatro Militare del lEnropa del Márchese D. Alfonso Taccoli, manopcríto tanto ó más precioso que las memorias de Farinelli que acabo do citar, u n o y otro pertenecen á la Real Biblioteca, y el segundo fué consultado recienlemonte por músicos, eruditos é historiadores espafiolea de los qae distinguen de colores, EL CONDE DE LA 8 NAVAS