Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
del rey su pad r e en que e s t a b a n loa camafeos e la E a v n en las g r a n d e s fiestas, QTiando facían sus Cortes, t r a y e s s e n corona de las coronas de o r o con piedras m u y nobles á g u i l a s que e r i c a m e n t e obradas. fué de la rei 1 P a r t i d a 11 na de Aragón su tía. Doña N el guardaJuana la Lojoyas de la CORONA DE LOS REYES CATÓLICOS ca, que sepaCorona de Espamos, tuvo por lo menos una corona de oro de Francia. ña no exiate hoy Sandoval, hablando del emperador Carlos V, mienta, una sola que pueá más de la de Monza, la su enrona de oro con pieda c o m p a r a r s e dras preciosas que tomó del altar y púsosela en la siquiera con las cabeza. Saavedra Fajardo describe muy al pormenor s i n g u l a r e s precómo está formada la corona de los reyes de España seas, i n s i g n i a s del Imperio ale- y el simbolismo heráldico de las piedras preciosas que la enriquecen. En el Monasterio de San Lorenzo m á n conserva de El Escorial se conserva una severa corona de brondas en Viena en ce de la época de Carlos II, que sirve para los regios el tesoro de la Corona y reprodu- servici 38 f ánebres. Al advenimiento al trono de España de la Casa de Borbón, se estableció taller de cidas con comenjoyería en Palacio. D. Nicolás Fernández de Moratín, tarios arqueolóCORONA DH LOS REYES VISIGODOS así como su padre, fueron joyeros de doña Isabel de gicos en la obra Farnesio, y D. Leandro se educó en el dibujo de joyas. de F. Bock, puesta á la venta en 1864 al precio de 850 francos un ejemplar. Tampoco en catedrales, monas- Todas las de la reina María Luisa estaban construidas, segán el erudito señor Pérez de Gazmán, á terios ni Patronatos de la Corona, como lo es San Loquien debo la noticia, en las oficinas palacianas, renzo de El Bjcorial, las hay semejantes á la llaen cuyo guardajoyas los brillantes se guardaban mada de San Estanislao, que servía para la coen cajitas, clasificados por tamaños, y en taleguironación de los reyes húngaros, ni á la corona llos las perlas. Parece averiguado que nuestros de hierro, custodiada en Italia en la Basílica de amables vecinos de allende el Pirineo cargaron San Juan Bautista de Monza, y con la que se cocon toda esta riqueza, y es ronaron, entre otros muchos de suponer que entre ella poderosos monarcas de la faese alguna corona d imtierra, el emperador Carportancia. Doña Isabel II usó los V en Bolonia, 1630, y Navarias de su propiedad, enpoleón I en Milán, 1805. ¿Setre ellas una con nueve perrá preciso suponer que la las negras de grao tamaño, antigua monarquía española, que remataba a d m i r a b l e la que, como dijo Bernardo mente su traje de Condesa de López García no tuvo más Barceloverdugo que el peso de su na. La cocorona, rona que careciese se guardeestosri- da hoy en eos símboPalacio, los? Sinreque sirve en las aperturas de los montarnos á la edad antigua, con Cuerpos Colegisladores y que figuuna referencia harto directa, encarará sobre la mesa del Congreso CORONA Y CETRO DE S. M. EL REY bezamos esta nota. ¿Quién ignora el día de la jura de Don Allonque D. Alfonso X, viéndose desam 80 XIII, de gran tamaño y de carácter puramente parado de los suyos, pidió dineros al rey de Marruedecorativo, es de plata sobredorada con flores de lis, cos, enviándole en prenda la corona, que era de gran castillos, leonea, granada y águila, alternados, y ravalor? mas de roble y espigas, rematando en un globo ciuEn su testamento D. Pedro I de Castilla mandó á cítero. El cetro, mucho más rico, de mejor arte y su fija la Infanta doña Constanza la corona que fué más antiguo, mide 68 centímetros y está formado por un bastón cilindrico de oro revestido de filigrana de plata con esmaltes azulea; de veinte en veinte centímetros luce cuatro sortijas de rubíes y termina en una esfera de cristal de roca tallado, á través del cual se transparenta el cilindro. Según Sandoval, precediendo al emperador Carlos V en los actos solemnes, llevaba el cetro el marqués de Astorga. En las antiguas ceremonias de coronaciones y juras figuraba también como atributo del monarca el estoque llevado por los condes de Oropesa. El inspector general de los Eeales Palacios es hoy el encargado de conducir á los palacios de los Cuerpos Colegisladores, en una gran bandeja de plata sobredorada, la corona y el cetro. El elevado funcionario palaciano, de uniforme, va al vidrio de un coche de gala tirado por seis caballoa, servido por correo y custodiado por ocho guardias alabarderos. CORONA Y CETRO E EL CONDE DE LAS NAVAS CORONA IMPERIAL DB CARLOS V DIBUJOS DE ARIJA