Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NA anécdota recogida por el Sr. Soriano Fuertes en su Historia de la Música, é interpretada de diversa manera por el ilustre escritor militar D. Antonio Vallecillo en BU Apología de Yillamartin, refiere que un embajador de España en la corte del gran Federico I I de Prusia (ya fuese el conde de Aranda, ya el general Alvarez de Sotomayor) recibió como regalo destinado á Carlos III por el monarca prusiano, una Marcha real, y nota que Federico I I estaba agradecidísimo á Espafia porque en la monumental obra Reflexiones militares, del marqués de Santa Cruz de Marcenado, D. Alvaro de Navia Ossorio, había aprendido toda su ciencia militar, debiéndose, por tanto, á nuestro ilustre general, tan desconocido en España, aquella revolución que en la táctica introdujo Federico de Prusia. Pero la Marcha regalada por éste parece que debió de ser la Fusilera, que aún ejecutan el pífano y la caja de Alabarderos, en homenaje á la tradición. La Marcha Seal ó Granadera, tal como hoy se ejecuta, salvas algunas variantes introducidas en ella al verificarse la boda de dofia Isabel 11 en 1846, se publicó por primera vez en el libro Toques de guerra que deberán observar uniformemente los pífanos, clarinetes y tambores de la infantería de 8. M. concertados por D. Manuel de Espinosa de los Monteros, músico de la Capilla Real, afio de 1769. Y lo más creíble es que el maestro Espinosa instrumentó ó concertó á la prusiana la marcha que D. Felipe V trajo de Francia. DIBUJO DK VARBLA m