Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FELIPE V campo de Villaviciosa, regado por la sangre de IOB partidarios del archiduque de Austria, quedan sentados los cimientos de la dinastía borbónica. La lucha había sido larga y cruenta. Según laa alternativas de la guerra, iban ocupando á Madrid tropas de Austria ó tropas del nieto de Luis XIV. Pero el golpe decisivo le dio éste personalmente con el duque de Vendóme en Villaviciosa, demostrando algo que acabó de atraerle las simpatías de los españoles: que no retrocedía ante el peligro y que era capaz de sostener su derecho con las armas en la mano. Es muy interesante el parte redactado por el propio Felipe V con militar concisión y dirigido á Luis XIV: Pusiéronse- -dice- -en movimiento nuestras dos líneas y á las tres y media empezó la caballería el ataque á la derecha. Después de arrollar la del enemigo se abalanzó á varios batallones de infantería, que destrozó, tomando de paso una batería. Al momento dio una carga nuestra infantería, la cual, después de muchos ataques, alcanzó colocarse á retaguardia del enemigo. Pero la infantería de éste se batió con denuedo, y poco á poco logró que se retirasen nuestras tropas, excepto la guardia walona, que se abrió paso al través de ambas líneas y la reserva, arrollando cuanto haliaba á su paso y causando una mortandad horrible. Como notase el duque de Vendóme que se debilitaba nuestro centro y que no habla dispersado nuestra caballería la del enemigo, dio orden de replegarse sobre Torija; pero al retiramos con gran parte de nuestras tropas, vinieron á anunciarnos que el marqués de Valdecafias y el general Mahony habían atacado y arrollado la infantería enemiga. En vista de tan agradables noticias, volvimos á ocupar la eminencia de Brihuega y tomamos de nuevo posiciones. Así fué como Felipe V, en batalla tan reñida como del parte se deduce, instauró en Espafía la dominación borbónica.