Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
KALEIDOSCOPIO Descubrimientos CÓMO VE LA. MOSCA LA ARAÑA QUE LA ACECHA I ihil is in intelectu quodprius non fuerit in senso. Asi formulaban en las escuelas el principio de que toda noción, toda idea, tiene que venir del exterior y bailar su origen en las impreeiones que se reciben por intermedio de los sentidos. De como estén organizados éstos dependerán por lo tanto las sensaciones experimentadas, y después de éstas las mociones intelectuales y afectivas. Se equivocará, pues, lastimosamente quien juzgue por sus propias impresiones de las de los demás seres. Un mismo objeto no es visto de i ual modo ó con igual apariencia por aaimalea distintos. La impresión dependerá siempre de como el sentido de la vista se halle organizado en cada uno. Las moscas, por ejemplo, tienen los ojos reticulados ó en facetas, formando el conjunto uaa convexidad tal, que las imágenes de los objetos exteriores aparecen propircioaalmente mayores que las que el tiombre recibe. Es comí si miraran con cristales de aumento. En tales circunstancias, ¿cómo verá una mosca la arafia que la acecha? Pues podremos apreciarlo fácilmente. Procuremos sorprender una arafia cuando esté atiabando la caza y tomemos de ella una fotografía con una buena cámara portátil. Ampliemos después esta fotografía diez diámetros, ó sea hasta obtener una superficie cien veces mayor, y quedaremos asombrados de la impresión que produce la ampliación así obtenida. El dibujo adjunto, tomado te la fotografía ampliada por Mr. Frank P. Smith, de Londres, corresponde á uaa de las especies de arañas más comunes (Salticus scenicus) y da idea de cómo aparece ante la pobre mosca su formidable enemigo. Se comprende qre el desgraciado díptero, en presencia de un monstruo tan horrendo, se atolondre, qne el terror le ciegue y caiga de un modo miserable preso en las redes de la arafia. LOS SASTRES Y LA FOTOGRAFÍA Muchos de mis lectores recordarán seguramente el annncio, famoso hace algunos afios en Madrid, del Corte de prendas aplicado á la G- eometria. No se me alcanza cómo se podrá resolver un triángulo por el metido del Corte de prendas, por lo cual supongo que su autor querría expresar lo contrario; es lecir. La Geometría aplicada, etc. Esto, efectivamente, ya era un progreso sobre el arte de cortar á ojo; por más- ine me parece que ha habido en todo tiempo sastres muy hábiles y con instinto artístico, aun ignorando lo que son ángulos opuestos por el vértice. Tengo ocasión de anunciar ahora otro adelanto en este mismo sentido, adelanto que me guardaré muy bien de titular Corte deprendas aplicado á la fotografía, pues no son loa fotógrafos los que van á usar el jaboncillo, la cinta graduada y las tijeras, sino los sastres los que han de emplear la cámara fotográfica. El intento es tomar laa medidas de un modo muy preciso y muy cómodo para el parroquiano. Éste se coloca ante la cámara fotográfica en un salón convenientemente iluminado, y entre la cámara y el sujeto se coloca un bastidor de madera con un enrejado formando cuadrícula. De este modo se obtienen rápidamente una serie de pruebas del sujeto, de frente, de perfil y de espalda, y en actitudes convenientes para conseguir todos los datos necesarios para las diferentes prendas del vestido. La cuadrícula que cubre las imágenes fotográficas obtenidas no sólo da las medidas fundamentales, sino todas las particularidades de conformación del sujeto de un modo preciso, y las prendas pue ien cortarse después con toda exactitud. Para mayor precisión se acomoda al interesado una especie de juego de tirantes que ajustan al cuerpo, de un modo conveniente, las distintas porciones del traje. Eg evidente que ol procedimiento constituye un adelanto positivo en el arte de sastrería, y aunque en un principio parezca complicado y poco económico, en teniendo bien montado el servicio fotográfico, la manera