Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
msTi- f spy LOS EXTRANJEROS EN EL CAFE CANTANTE UANDO cualquier extranjero viene por acá, yo no sé si con pretexto de enseñarle lo típico 6 por ser cosa en que toma parte nuestro entretenimiento, lo primero que le damos á conocer es una corrida de toros y una mijita de cante y baile flamenco en los establecimientos donde se cultiva este género. ¡Cuántos madrileños no han visto el Museo de Pinturas hasta que han tenido necesidad de acompañar á cualquier forastero en su visital En Sevilla, durante la feria, es inevitable la peregrinación de extranjeros, principalmente ingleses, á quienes en seguida se les orsequia con algo de la tierra: con una juerguecüla de cante y baile hondo. Y hay que ver la cara del inglés siguiendo atentamente las contorsiones de la bailaora en el tablado y los acompañamientos funerarios de los niños, mayores de edad todos, que con la seriedad propia de tan alto ministerio, se marean llevando el compás y haciendo grandes esfuerzos al cantar, como si el cuello de la camisa les viniera corto. Hay que advertir que para las catnareras de los cafés cantantes en Sevilla todos los extranjeros son ingleses, y que en cuanto advierten la presencia de uno, rodean la mesa y se divierten poniéndole tropiezos en la conversación para que el inglés diga la mar de tonterías en una lengua que chapurrea difícilmente. La cuestión es que el inglés haga mucho gasto y alterne con toda la reunión, lo cual no deja de ser también muy típico. Pero la cosa llega álmayores y el divertimiento alcanza las proporciones de escándalo cnando el inglés, siguiendo las indicaciones de algán gracioso, se presenta en el café cantante con sombrero cordobés y andares flamencos. ¡Viva mi niño, y qué bonito viene! Y le tocan las parmas, y hasta le piden el monóculo. Yo creo que si los ingleses, especialmente, gustan de estas audiciones flamencas, es porque van muy bien con su carácter triste y excéntrico. Efectivamente, casi todos los cantares empiezan: Cuando se murió mi madre la llevaron á enterrar, ó Un beso di en una tumba, etc. porque hay que tener en cuenta que cuanto más triste y sentimental, es más castizo el cante. Y después, que la manzanilla ayuda mucho á la compasión. L. G. DIBUJOS DE MEDINA VERA