Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
íí TM A K, I jt? -i Si y i! iiil.l ¡l: l ii inc í Mui tidiartin! N i i DMia- ci! ¡liir 1 111 r. ii iii f jiiibi n ¡iil ii, el li.i ri M di i iii iri. idti -iii i1iii- lii iilil, i M, ciitfi- i. 111- i i; i ¡i- M, i -1: i- iii ii iiibre, sólo Ohinarro, Chinarrete, á quien dabas tú las sobras de la comida? ¡Chinarro, calla, calla por Dios I- -No, no es posible; tengo que decírtelo todo. Aquel hombre á quien quisiste te robó la honra Lola cubrióse el rostro con las manos y rompió á sollozar. -No llores. ¡La hizo, la pagó! Te juro que cuando lo supe era tarde. ¡si no, tal vez no hubiese ocurrido! Pero si era imposible que fueses mía, sí que podía ser que fueras dichosa, y m e dije: ¡A sacrificarme por ella! Tanto te adoraba, que con tal de verte contenta m e quitara la vida. Después de todo, sin ti ¿para qué la quería ni la quiero? Empecé por irme al cuartel; tenía pedido ir voluntario á Cuba, y ayer, cuando la suerte se acordó de mí antes de lo que creía, llegué á saber en el crítico instante ¡Dios lo quiso! que el sucio de Paco te acosaba otra vez, á pique de destrozar la felicidad que con Tomás te espera. L e busqué, peleamos frente á frente, me jugué la vida por ti, y he ganado. Y a lo sabes todo. Me recogió tu madre, me disteis pan, abrigo y cariño de hermano; yo t e doy la felicidad á costa de la mía; la tranquilidad á costa de ser homicida. ¡Estamos en paz! E hipando lastimosamente, se metió los puños por los ojos y rompió á llorar. Al poco continuó: -Me voy para siempre, porque si la m u e r t e no m e busca la encontraré yo, y he querido decirte todo esto antes, para que sabiéndolo reces por mí. Tomás no necesita saber nada, ni de él n a d a quiero; tus oraciones y tus recuerdos si. Ahora, ¡adiós! Dirigióse resuelto hacia la puerta. Ya iba á franquearla, cuando Lola se adelantó rápida, diciéndole de modo nervioso: ¡Espera! Y cogiendo u n escapulario que pendiente llevaba, se lo quitó, lo echó al cuello del corneta, buscó la mano del chico, la estrujó entre las suyas, y empujándole ella misma, le dijo: -No te olvidaré jamás; esa Virgen que llevas te ampare; por ti le rezaré diariamente; anda, vete, vete... ¡Adiós! ¡VIVA E S P A Ñ A! -Vengo á despedirme de ti, Lola. Salgo esta tarde para Cuba. ¡Jesús, María y José! Y dejóse caer la muchacha sobre u n a silla. É l quedó de pie frente á ella. -Sí; por mi suerte, voy á morir allí, porque m e matará. una bala, ó u n a s calenturas, ó- ¿O qué? -dijo ella. -O me mataré yo, -conte tó sordamente. ¡Jesiis mil veces! ¡Qué disparate! -Me voy, Lola; pero antes de m a r c h a r m e h e querido hacerte u n regalo. Mí regalo de boda. Y presentó á Lola la navaja de la noche anterior. ¡Ave María purísima! ¿Para mí eso? -dijo sin atreverse á tocarla. -Tienes razón. Esto no te pertenece. Ayer al obscurecer m e la regaló, al despedirme, el Sr. Emeterio, el pobre viejo que fué mi compañero en las puertas de Fornos, recomendándome que hiciese buen uso de ella. ¡Y tanto! Anoche á las doce te había vengado. ¡A mí! -A ti. Con ella partí el corazón, á un granuja: á Paco. Lolilla se levantó bruscamente y le miró llena de espanto. ¡Qué! ¿Te asombras? -y guardó la navaja. -Aún te asombrarás más cuando me oigas, porque á eso vengo; á decirte de una vez para siempre, antes de perderte, lo que hace mucho tiempo llevo aquí dentro, -golpeábase el pecho. ¡Yo soy otro ya! Aunque mi cuerpo no haya ganado gran cosa y m e veas tan esmirriado como antes, mi corazón se ha ensanchado. ¿Sabes cómo? A fuerza de sufrimiento! H u b o una larga pausa. Loliha, apoyada contra la pared, miraba al pequeño con algo de espanto, bastante de asombro y mucho de curiosidad. Su instinto le decía que iba á escuchar algo grave, y veía crecer ante ella rápidamente la figura del muchacho. Este, con la cabeza caída sobre el pecho, parecía meditar. Al cabo dijo: -líos hemos criado juntos: tú como hija y reina de la casa; yo como el pobre recogido por lástima; crecimos ambos, y al llegar á la edad de ello, tú amaste á otro Yo llegó un día en que conocí que te amaba, porque antes ¡burro de mí! m e moría por tus pedazos y no lo sabía Al conocerlo, te miré, me vi lúe- E r a el grito que brotaba de todos los labios. E n la manigua habíase lanzado el rugido separatista, y era preciso vencer ó morir.