Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA SITUACIÓN EN EL TRANSVAAL EB un pobre diablo SÍQ fortana y sin salud, perdido en el laberinto de Londres; marchar, se un día, á los diecisiete afios, buscando la muerte cara al sol en el África austral, y de repente, como por arte mágica, descabrir una mina de diamantes, arrancar á los pedruscos áridos de un país habitado por cafres antropófagos las divinas chispas que hombres y mujeres codician, y poseer todo aquello y acumular inmensas riquezas y fundar empresas locas y dar el propio nombre, poco antes despreciado ó desconocido, á una extensísima región del contine nte africano, rechazando ó sometiendo á los salvajes, haciendo emerger ciudades florecientes del abrasado desierto, y hasta provocando insurrecciones y guerras, arrastrando á ellas al pueblo más poderoso de la tierra, y asociando á la victoria ó á la ruina millones de hombres y millones de libras esterlinas todo eso, que nada tiene de vulgar, es lo acometido y realizado por Cecil Rhodes, el Napoleón del Cabo, en treinta afios de actividad vertiginosa é increíble, de trabajo abrumador y de sorprendentes combinaciones geniales. Semejante vida no podía prolongarse, y así, joven aún, ha muerto Cecil Ehodes en el teatro de sus triunfos. M R CEUIl R H O D E S MR. REITZ GENERAL LUCAS M E Y E K MK. SCHALK BUBGER ia 5 CUATKO B O r B S E í M A D R I D Su muerte es de grandísima importancia para la solución del problema sudafricano. Los intereses creados por Cecil Ehodes subsisten; pero ¿dónde están aquella inteligencia poderosa, aquella voluntad de hierro, aquella autoridad, á fuerza de audacia y de talento lograda? La muerte de Ehodes para los boers constituye un gran suceso; porque el peor enemigo que ellos tenían que combatir no gastaba uniforme ni andaba entre el estruendo de las batallas. Hablase ya con insistencia de tratos de paz. En efecto, tres personajes de gran importancia han atravesado los campamentos ingleses para ponerse al habla con Steijn, el presidente del Estado libre del Orange. Son esos personajes el presidente interino del Transvaa Mr. Schalk Burger, hombre de gran prestigio á quien Erüger, que fué adversario suyo cuando la elección presidencial, no vaciló en confiar la dirección de su pueblo al venir á Europa; el secretario de Estado, Eeitz, expresidente de la Eepública del Orange y abogado distinguidísimo; y el popular y valiente general Lucas Meyer, que tanto se ha distinguido en esa heroica gnerra. Espérase la llegada del generalísimo inglés lord Wolseley, á quien se supone encargado por Eduardo VII de sentar las. bases de una paz honrosa. Entre tanto, los boers siguen gozando las simpatías de toda Europa. Hace pocos días hemos tenido el gusto de recibir la visita de cuatro valientes soldados transvaalenses, cuyos retratos publicamos, quienes han recibido en Madrid los auxilios necesarios para continuar su viaje.