Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fe- íf t r. i- I; -ííWlW ti i SI Ricardo Torres. -Como novillero y después como matador de toros, no habrá ningún diestro que en tan poco tiempo haya conseguido tantas y tan unánimes ovaciones como Bombita chico 1 público madrileño siente especial predilección por este mozuelo tan atrevido, sonriente y simpático; y es que, no siempre, pero si muchas veces, tiene Ricardo Torres un momento absoluta y legítimamente frascuelino. Pocos hay, acaso nin gunc, que entren, á volapié tan por derecho. -Mí v- J -m Rafael Molina. -Llevar con dignidad y con aplauso un nombre que pesa lanto como el de Lagartijo, y llevarlo desde los dieciséis años en Madrid y en provincias, es cosa respetable y digna de tomarse en cuenta. El chico de Juan es, como era su inolvidable tío el gran Raíael, la personificación de la escuela cordobesa, toda elegancia clásica y gracia latina bien distinta de la impetuosidad y furia árabe de los sevillanos. Lagartijo el chico recuerda al grande, y basta. m Má Rafael González. -Gran torero, y sobre todo gran matador es también Machaquito; poro menos cordobés, más impulsivo, más árabe. Aun cuando todos los que le acompañen sean chiquillos, Rataelito González parecerá siempre el más Joven. La sangre le hierve, le bulle, no le deja parar aun en casos en que el parar es conveniente y saludable. Cuando él y Lagartijo eran noville cs, Machaquito era el que más ovaciones lograba, y hoy es un hombrecito de cuidado. Juan Sal. -Toma la alternativa en la corrida de inauguración, y torca en la cuarta y séptima este representante de la naciente escuela madrileña, que como novillero ha escuchado muchos y muy justos aplausos. Como aquel excelente y desgraciado espada madrileño que se llamó Doininguin, y que hacía ya sombra á muchos, Juan Sal, Salen, es un torero muy general, es decir, que tiene bastante repertorio y se da la mejor maña para intentarlo todo y acometerlo todo. DQKPACÜ