Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sigaen los jefes é iodivlduoa dal cuarto militar y jefes de los reales cuerpos, cerrando la vistosa comitiva la mií ica y ua piquete de alabarderos, formando el conjunto maguíflco teatral golpe de vista. BQ la parte del cancel, adentro de la capilla y en dos hileras, esperan á la Reina los capellanes de honor. El decano de éatos lleva el acetre, de donde recoge el obispo de Sión el hisopo que aproxima después á la Reina, tomando de él S. M. el agua bendita al penetrar en el templo. La Reina, después de saludar al altar, se dirige al dosel levantado al lado del Evangelio, al pie del presbiterio, y sólo de éste separado por el sitial que ocupa el sumiller de cortina Escmo. Sr. D. Eduardo Palou, que tiene la misión de indicar á S. M. lo que ha de hacer durante los actos religiosos, como arrodillarse, sentarse, dirigirse al altar, etc. El sumiller, al entrar la Reina en la capilla, quita el tafetán que habrá de cubrir el sillón y reclinatorio de S. M. El antiguo patriarca descorría la cortina que cubríi el dosel. Hoy ya no existe esa cortina, que dio nombre al sitial, compuesto éste de un dosel de tisú blanco, sobre el que está bordado el escudo do las Espafias, baio el que se colocan dos sillones detrás de amplio reclinatorio, cubiertos aquéllos y éste da ricos paños de seda bordada de oro, quedándose sin ocupar el que deja la Reina á su derecha, expresándose con ello que existe quien por derecho le ocupará en su día. C A P I L L A P Ú B L I C A D E L D O M I N G O DB R A M O S -C U A D R O D E RETJZB A la derecha de la cortina, pero fuera del dosel y formando línea, siéntanse los príncipes de Asturias, las infantas, el mayordomo mayor duque de Sotomayor, camarera mayor, el duque de Granada, la camarera de la Princesa, aya de su alteza, camarera de la infanta Isabel, y las damas de guardia con S. M. princesa é iafantas. A continuación algunos Grandes de España. Frente á la Reina, en el lado de la Epístola, siéntanse hoy el nuncio de Su Santidad y los cardenales cuan do asisten, y detrás, en dos bancos paralelos, los mayordomos de semana. Bn la misma línea, y marchando hacía el pie del templo, se sientan los capellanes de honor y los predicadores de S. M. Y ya lindando con las tribunas déla Familia Real, desde las que oyen misa las demás personas de dicha Real Familia que no tienen sitio marcado en el templo, se colocan los Grandes de España en bancos situados frente á los antes mencionados, detrás de los que se colocan los gentiles- hombres. Horizontalmente á dichas tribunas se ponen los bancos, recubiertos como todos los mencionados, con tapicería rameada, en que se sientan las damas cuando asisten. Tal es el orden de colocación del personal que oficialmente asiste á la capilla pública. B interpretada que es, bajo la dirección del insigne maestro D. Valentín Zubiaurre, la misa de ritual, siempre de algún compositor clásico, mientras en el altar oficia el obispo de Sión cubierto, como el clero ayudante, con temos de tisú bordados de oro y sedas, fórmase de nuevo la comitiva que ha de acompañar á la Reina hasta su cámara, á la que se dirige S. M, en la misma forma que al ir á la capilla, y seguida también de la mú úca de alabarderos, que vuelve á entonar una brillante marcha, replegándose detrás los alabarderos que prestaban guardia en las galerías, desfilando tan lucido séquito ante el silencioso y apiñado público, que contempla absorto el fausto de la Corte rodeando á una arrogante dama que al pasar saluda y sonríe á todos: la Reina, la augusta representación de las instituciones. FiDBL PÉREZ MÍNGÜEZ ORLA DE BLANCO CORIS