Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SAN PEDRO EN ROMA Cierto Jescicristo, ci príncipe óe los apóstoles DO se detiene eo los confines óe Palestina. Las solemnes palabras óel Sí lvaóor le bao constituido en cabeza óe a Iglesia, y el que füc pobre pescador ócl lago Ciberiaóes no vacila, a alma bumilíie se cngí anñece y macrnifica, su palabra torpe se llena da elocuencia maravillosa, su flaca voluntad llega á adquirir indomable temple. Dirígese resuelto á la cabeza del Imperio romano, y por el jíoóer de su palabra y de sü fe acomete y realiza ¡a conquista más grande que los siglos vieron. ei pueblo que fué rey, ya reducido á ¡a más baja condición por la tiranía imperial, sorbe con ansia las palabras del Apóstol, que le habla de libertad y espiritualidad del alma; esclavos y libertos, obreros infelices, muchachos ¡nocentes y candidas doncellas, acuden por millares á las misteriosas Catacumbas á recibir el pan de la Idea bendita de manos del que trae en sus labios la palabra de salvación. ada día, cada mes, cada año que pasa realiza Pedro nuevas conquistas; bajo los cimientos materiales de la ¡udaó Cterna comienza el pescador de almas á construir los cimientos morales de la Roma futura.