Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ñar Fruto, mieotras el grapo qae perece y se b ¡Ocba CD el surco ña luego Óe sí florecieiítes macollas óe espidas Óoraóas, Con beata satisfacción les ofrece óespüés el VÍDO, becbo 5 e las üvas óeí viriaóor cuíóaóoso; el viijo, que es robustez y saluó, porque es fruto óel trabajo. r i o bay G el coQvite pi una sombra de tristeza. 61 jovepcillo Juap apoR ya tiernamente la cabeza en d borobro óel riaestpo; Peópo y Felipe departen tranquilamente con él. De pronto creen notar que ligera n becilla empana la límpióa frente óel Justo, y como no les oculta naÓa, no pueóe menos óe exclamar con acento melancólico, pero sin acrituó pi reconvención; n veróaó, en veróad os óígo que uno óe vosotros me entreg: apá- Pedro entonces óice á Juan por señas que pregrunte al Haestro quién ba óe ser el traióor Juan lo bace y Jesucristo le ipóica á Juóas Iscariote. Gl traióor baye avergonzaóo. C n é se va toóa tristeza y prosigue Jesucristo con augusta calma preóicanóo la igrualóaÓ humana: Gn veróa 5, en ver 6 aó os oigo que el siervo no es mayor que su señor, ni el enviaóo es mejor que quien lo envía y luego añade: Yo soy el camino y! a veróaó y la vióaTM j VAYrU