Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
i misterio óe (a eucaristía, establed o en la epaftel eñor, por Él mismo óeclaraóo, comentado por tantos teólog: os y canla o por tantos poetas es, s ¡n óuóa, el mejor argumento 6 e que el (Cristianismo no es. como óicen aljora, la religión óe la muerte sino, antes bien, la religión óe la vióa. Mo se limita el fiivino Redentor en la C na á hacer lo que Platón en el Banquete. Platón aprovecha el tener á los Óiscípulos reunióos en torno á la mesa, para exponer sus ideas fundamentales, Jesucristo hace mucho más, puesto que se ofrece él mismo, entregando á la humanidad su cuerpo y su sangre. Jesucristo, que sabe su Fin cercano y que, en cuanto hombre siente su ánimo hondamente afligido, no quiere dejar de cumplir con el precepto de la Pascua, y sabiendo que aquella es la última ocasión en que ha de hallarse reunido con todos sus discípulos, la aprovecha para prodigarles las más conn ovedoras muestras de su ternura paternal. Alegre y sereno, parte el pan y les invita á que coman de él. dejándoles traslucir la parte misteriosa de esta ceremonia- Gl pan de la cena está hecho de aquel trigo cuyos granos mueren- -según les había dicho el día anterior, -porque el grano que po muere queda sepultado en la tierra sin t