Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ij páginas ÍÍ: oro eng: arzaóas cop las más ricas pieOras preciosas Sel ¡óioma frailees, ba pió ta o la muerte óel Bautista el inr ortal Gustavo Flaubert. Gp SÜ relato Ijay la sencillez granOiosa Sel Cvan elio y a riqueza y colorido óe las visiopes óaijtescas, Quieo ba leíóo- J eroóías casi pueóe afirmar que estuvo preseote á los sucesos allí descritos y que vio correr la sarjare 5 el primer cristiano, vertida antes que el oombre mismo ñe cristianos se bübiese conocido y pronunciado. Rerodes Antipas, barto de los bálagos de su or 3: ullosa mujer Rerodfas ó Jezabel, con quien está unido en lazos reprobables por su parentesco próximo, se encuentra en la fortaleza de Hacberous, á orillas del Har luerto, Gn la más bonda mazmorra de la fortaleza se oye la voz terrible del Bautista, que allí encerrado y oculto se hace oir, sin embargo, en el mundo entero, pues secretamente acuden de todas partes discípulos que le escucban y que transmiten y difunden sus palabras profcticas. Aquel bombre preso y aberrojado es, no obstante, la pesadilla del fetrarca, quien lucba entre el deseo de quitarle la vida y el miedo que las terribles palabras de Juan le infunden. Rerodes, á quien tal vez no habría anonadado la dulzura de Jesucristo, se estremece de terror ante la fogosa energía varonil del precursor. Sobreviene el procónsul Aulo Vítclio, representante del Imperio Romano; Rerodcs y Rerodías obsequian á su amo con un festín magnífico, y la maldita mujer, cuyos pecados el Bautista escarneciera cien veces, bace que su bija Salomé arrebate el poco seso que á Antipas le queda, bailando una danza oriental de bacante egipcia ó de almea indostánica. Cermínada la danza, el loco l? erodes ofrece á Salomé como galardón de su habilidad la cabeza del Bautista. Las últimas palabras de! sacrificado predicen la ruina de Rerodes y la de todos los judíos: palabras que la ¡historia se encargó de confirmar.