Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
e los profetas mayores Oel Antiguo Cestaroeofo es e! segUDÓo Jeremías, bijo 5 el sacerdote. ¡Releías, y natural óe Arjatot, á üoa legua 5 e Jerüsaléi) Yerra gravemEDte el vulgo Óao o el r) OíT bre óe Jereniías á toóo el que se lameota síp motivo pi causa y el TDote óe ieremiaíia á toóo 6 escompasaño lloro. Qüieo baya leí 5o al profeta poórá baber apreciado que lejos óe ser el suyo ui) espíritu püsiiáoime y cobarde, ei) pocos pueblos y eo pocas épocas se babrá coijocióo uq tpibüíjo más 5 ec ¡di 5o s arrestos e y 5 e más valiente resoluciói? para decir la verdad, ceosurar los abasos y escarnecer los vicios de los poderosos, de los sacerdotes y del pueblo mismo. Predijo en elocuentísimos discursos Jeremías la ruina del pueblo bebreo, la cautividad de Babilcoia y el imperio de los caldeos en su país; lejos de bacerle caso, sus ciegos compatriotas le insultaron, le maltrataron y le cargaron óe cadenas, y el noble é inspirado orador saboreó la amargura de que fueran los ex- franíerosjos caldeos quienes le dieron libertad cuando ya babían cautivado al pueblo á quien tan en vano exhortara en sus predicas. Precursor de Jesucristo, cuya venida vaticinó, Jeremías apuró el cáliz de la ingratitud de su patria, y por sus propios paisanos fué muerto, según la tradición, en Egipto, á donde siguió á algunos de ellos que conspiraran contra la dominación babilónica. Insultado, preso y muerto por los que desoyeron su voz, no supo odiarlos; y amándolos murió, como el Oijo del hombre más tarde. lio fué Jeremías profeta en su patria, y por desgracia, su caso se ha repetido cien veces en la historia antigua y en la moderna. Jeremías es el hombre superior que por la elevación de su mente se h ce odioso á la ignorante muchedumbre; el patriota coya voz es desoída siempre en los momentos de peligro. La página escrita por Jeremías es la más büDíana en el prólogo del libro de (pristo.