Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN LA É P O C A D E S U S A L I D A A L A E S C E N A E N LA É P O C A D E S U APARICIÓN B N M A D R I D 1862 ir 1872 Ü UC 4 j KToisrio Y i c o A 86 ha dicho cuanto hay que decir de este ilustre muerto. En ocho días, los periódicos han agotado los adjetivos, los lamentos, los comentarios y los datos biográficos. Pobre Vicol Así han empezado su crónica fúnebre cien ó doscientos periodistas en toda España. ¿Pobre Vico? ¡Quién sabe! Pobre, porque ha muerto sin dinero; por lo demás acaso su felicidad comienza ahora. SI, ahora es cuando descansa; porque, en verdad, su vida fué tan agitada, que acaso no haya otra parecida. Siempre trabajando, siempre corriendo mundo, siempre envuelto en la sombra del escenario durante el día, interpretando las obras por las noches, y constantemente ganando mucho dinero, y constantemente necesitándolo. Calculando muy por bajo, puédese afirmar que en cuarenta afios. Vico ha ganado dos millones de pesetas. ¿Y para qué? Para morir pobrísimo y no dejar nada á sus hijos. Su caso no es nuevo ni único. Podría citar otros muchos. Los artistas son asi; para ellos el dinero no tiene valor; lo ganan y lo gastan. Sus viudas son las que suelen pagarlo. Viuda de Becker, viuda de Zorrilla, viuda de Villergas, viuda de Tamberlik, viuda de Gaztambide, viuda de Fernández y González Algún día haré un trabajo sobre esto. Familias de hombres célebres españoles, todas en la miseria. Antonio Vico vivió para crear papeles y enriquecer á los e m p r e s a r i o s para dar cuanto tenía á los suyos con ese equivocado criterio que tenemos todos, y consiste en ser felices viendo felices á los hijos hoy, sin acordarnos de que hemos de morir mañana. El comerciante, el industrial, el hombre ordenado, guardan; e l escritor, el actor, el músico, el poeta, gastan. Durante su vida, no niegan nada; á la hora de su muerte, se perdió todo. No hace quince días que le llevaron á Vico á la cabecera de la cama una corona con setenta centenes de oro. Al llegar su cadáver á Nuevitas ha tenido que en. EN 1880 t e r r a r i o Díaz de Mendoza.