Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m suGw D uimu E i. K i Y yv- -y w. i -vj A actual generawi l ción conservará i n d e l e b l e re cuerdo de lo ocurrido la ViW semana pasada en Barcelona. Aquella gran ciudad, toda movimiento y animación, toda impulso trabajador ó industrial, se ha visto durante ocho días convertida en una ciudad muerta, pero muerta de terror: desiertas las calles á ratos, á ratos invadidas por la policía y por la guardia civil, y últimamente ocupadas por las fuerzas del ejérdto, que han dominado en las calles, sustituyendo en lo posible á GRUPOS DK HUELGUISTAS EN EL PLÁ DE LA BOQUERÍA los obreros en la realización y cumplimiento de los servicios más indispensables á la vida de tan gran metrópoli. La Piensa diaria ha dado cuenta con gran extensión de la índole y del alcance de los sucesos; pero no son éstos conocidos por completo, á causa delrigor con que se ha ejercido la censura. Nada equivale en estos casos á la exactitud de la iaformación gráfica, que da perfecta idea de la gravedad é importancia de lo ocurrido. Así, examinando con atención las fotografías que hemos escogido entre lau muchas interesantes remitidas por nuestro corresponsal de Barcelona, podrán nuestros lectores darse cuenta del desarrollo de los sucesos y de su verdadero carácter. Fíjémosnos en el primer grabado. Grupos numerosos y compactos de gente en actitud de expectación ocupan el Plá de la Boquería, una de las principales arterias de Barcelona. Allí, donde la gente suele caminar de prisa, porque va á su trabajo ó á sus negocios, detiénese ahora, inactiva, paciente, sin actitud amenazadora, pero con la firme resolución de permanecer quieta, en quietud semejante á la muerte. UN PUNTO DE ATENCIÓN Los grupos, contra lo que pudiera creerse, no los forma gente misera y desarrapada, no. Los obreros huelguistas son tantos y de tan variados oficios, que la nota dominante en trajes y aspectos es la de una burguesía desocupada que sale á tomar el sol. No obstante, los guardias civiles vigilan en actitud poco tranquilizadora. En la segunda fotografía se ve quei ya ha estallado el motín: las masas llegadas de los pueblos del llano hoy unidos á Barcelona, han cometido desmanea y tropelías contra las autoridades y la propiedad. En aquel momento han hecho armas contra la tropa. El corneta toca un punto de atención; van á pronunciarse las intimaciones de ordenanza. Los soldados se preparan. La sangre va á correr. i 1 i i X LA RAMBLA DESIERTA DESPUÉS DE UNA COLISIÓN