Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nocerlo así, se apresura á reconocer también que todas las iniciativas suyas, coronadas por favorable éxito, no obtendrían tan balagüefio resultado á no ser patrocinadas y hecbas suyas por todos nuestros compafieros; y por ende, con sincera voluntad, cuando consigue algún triunfo, lo conceptúa triunfo de -la Prensa madrilefía y no propio, así como considera su casa, no domicilio ó residencia de esta Revista, sino hogar de cuantos en Espafia cultivan la áspera profesión del periodismo. Hubiéramos deseado que todas las niñas de las Escuelas municipales participaran del beneficio de la distribu a jfWt iC TWM TM 6i nii -r illf V oión de muñecas, pero el considerable Í K Í a B h J K f e a S S JH número de aquéUas hacía nuestro deW iñaaiS Tr. -i- B A M m U seo irrealizable. En vista de esto, y con la cooperación de una de las personas que más directamente intervienen en la enseñanza municipal, verificamos un prorrateo entre las diversas escue %l as, para procurar hubiese en cada una de ellas la misma proporción, aproxiLA COLA EN LAS GALERÍAS INTERIORES madamente, de ñiflas favorecidas. El reparto se hizo con un orden admirable, á pesar de las naturales impaciencias infantiles, y bien puede asegurarse que por la casa de BLANCO Y NEQBO, entre las niñas que vinieron á recoger sus muñecas y los individuos de su familia que las acompañaban, desfilaron más de diez mil personas. La cola que al comenzar la distribución formaba aquel simpático ejército, ocupaba cerca de un kilómetro, extendiéndose desde la casa de BLANCO Y ÍTEGEO por la calle de Serrano hasta la de Lista, bajando por ésta á la Castellana y rebasando un buen trecho del citado paseo. No podríamos, aunque quisiéramos, reflejar todas las notas de ternura y todas las explosiones de alegría á que dió origen el reparto de muñecas, escenas que con nosotros presenció una distinguidísima y números a concurrencia, entre la cual figuraban muchas hermosas y elegantes señoras y muy queridos compañeros nuestros. Aunque las invitaciones para presenciar la fiesta se habían limitado á las donantes de muñecas y á las personas que tomaron parto en la subasta, por la brillantez y por el número, el público que presenciaba la distribución era digno de la hermosa obra que la caridad de la sociedad madrileña estaba realizando en nuestra casa. Hubo niña que apenas se vio en posesión de la codiciada muñeca, la besó con verdaderos trasportes maternales sin poner freno á su simpática efusión, considerando los muchos ojos que la miraban, á algunos de los cuales se a s o m a b a n lágrim a s de ternura. Otras niñas habían ya elegido el nombre de su muñeca, y el bautismo se verificaba al mismo tiempo que la toma de posesión, sin que esto quiera decir que el ixMecimiento del juguete vaya muy distanciado delbautismo. Pero la alegría de aquella tarde es de las que hacen época. BLANCO Y NEGEO r f j; no olvidará jamás esta fiesta, porque no olvidará nunca á las generosísimas personalidades que le aceptaron como intermediario de su esplendidez y caridad. GRUPO DE NIÑAS AL SALIR Á LA CALLE DE SERRANO FOT, CIFUBNTES Y ASENTO