Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BAiíDES preparativos se hacen para el baile de máscaras que, como todos los años, celebrará en éste la Asociación de la Prensa en el teatro Eeal. De una gran originalidad y de seguro efecto nos parece la idea de que en dicho baile tomen parte, formando animadas quadrilles, las artistas extranjeras que en estos días despiertan en tal grado el entusiasmo del público masculino en los salones Japonés, de Actualidades y Romea. Entre ellas merecen especial mención, por lo sugestivo y extraño de sus bailes, las señoritas Balazy, que han venido de París á iniciarnos en los sorprendentes misterios del vals renversé, de la clanse merveilleuse y de otros no menos atractivos deportes, y que debutarán en el Real la noche del baile. G Ji i -V- i r NA nueva desgracia tenemos que sumar á la ya numerosa y terrible lista de accidentes sufridos por nuestros barcos do guerra en estos últimos tiempos. La Prensa diaria ha relatado ya con minuciosos pormenores la explosión de la caldera del cañonero Cóndor en aguas de Vigo, donde este buque se hallaba destinado á la vigilancia de los barcos de pesca. Es una verdadera fatalidad; no parece sino que pesa un sino trágico sobre esta maldita cuestión de los jeitos y las traíñas, y que todo cuanto con ella se relacione ha de ocasionar desazones y desdichas sin cuento. Las noticias comunicadas por la Prensa de Vigo y jfcfli- í por nuestro corresponsal, nos permiten inducir, con la reserva natural por tratarse de un asunto tan grave y sujeto á sumaria, que la causa inmediata déla exploEL T E Í O BALAZy, DEL TEATEO JAPONES sión fué una maniobra rápida que el cañonero se vio obligado á verificar, parándose repentinamente en su marcha para dar aviso de que se acercasen unas embarcaciones pescadoras, á las cuales ya había llamado previamente la atención disparando dos cañonazos. Los marineros y soldados que han salido ilesos refieren que no habían advertido nada, y que de repente fueron lanzados al agua con violencia enorme. El comandante del Candor, D. Tomás Calvar, que recibió una herida de consideración, no ha logrado explicarse todavía el origen del desgraciado accidente. Lo más lamentable es que á consecuencia de ello ha habido cuatro hombres muertos y otros seis ú ocho que quedarán inutilizados en tiempo de paz. U EL CÓNDOR VASADO EN LA PLAYA DE VIGO DESPUÉS DE LA EXPLOSIÓN FOT. OCANA, VIGO