Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í. M Kir 8 m ismee -f CALLE Dü LOS M E R C A D E R E S BN LA CIUDAD T Á R T A R A LAS GRANDES CIUDADES F K K: I iM UATEO ciudades enormes, incrustadas una en otra, forman ese inmenso hormiguero de criaturas humanas que se llama Pekín. En el centro, la ciudad violeta (TseIcio- tcheng) llamada así porque sus construcciones antiquísimas estaban trabadas con una argamasa violácea Esta ciudad, hasta la entrada de las tropas de las potencias aliadas, nadie podía vanagloriarse de conocerla bien; era un recinto cerrado á todo paso extranjero, oculto á toda mirada A l r- -w- ip. p VISTA GENERAL DE PEKÍN profana. Junto á ella se alzaba orguUosa y soberbia hasta hace poco la ciudad imperial (Hoangtcheng) que d e n t r o de loe enormes bastiones de sus murallas encerraba palacios fantásticos, encantados bosques, pagodas majestuosas, altivas torres, lagos azules poblados de peces de oro, de tornasolados faisanes y de ánades multicolores, que parecían escapados de las lacas ó de los mantones de sedas bordadas. En ella estaban los lugares sagrados, desde donde se realizaba ó aparentaba realizarse el milagro de gobernar y dirigir paternalmente á cuatrocientos millones de hombres; en ella se forjó la tragedia feroz que acabó como todos sabemos. A 4 mam I m 4 V PORTADA DEL TEMPLO DE CONFUCIO