Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LAS VÍRGENES LOCAS REVISTA T EXPLICACIÓN DE LA OBRA ESTRENADA EN EL TEATRO DE LA COMEDIA CON TODAS LAS PALIZAS QUK SE LLEVA LA PROTAGONISTA 1. Ta que vas á Madrid, Policarpo, no dejes de ver Las vírgenes locas. Todas estamos en el pueblo deseando saber qué es eso. -Perded cuidado. To os lo contaré todo. (Sale Policarpo con las maletas) 2. Pues señor, en el primer acto aparece Matilde (virgen completamente loca) y que cuando no lo está se llama Rosario Pino. Solicítanla con diverso fin Valles, viejo archimillonario; Tallaví, joven calavera, jugador y entusiasta de Zacooni, y Morano, vizconde recién llegado de provincias con el alma llena de candor y muy buena ropa. Matilde ama á Tallaví, pero ya se va cansando. vK i Uí 3. Y tanto se cansa, que en el acto segundo decide entregar su blanca y loca mano al vizconde, quien, sea dicho de paso, tenía cierta aprensión respecto á la cordura anterior de Matilde. Qaeda al fin concertado el matrimonio; pero Tallaví que lo sabe, llega, y rabioso de celos, despeina á la Sra. Pino, le arroja á un sofá, le estruja los brazos. Primera paliza, telón y camilla. 1 4. No repuestos de la emoción que nos causa la primera paliza, acude de nuevo Tallaví á presencia de la Sra. Pino, y la insulta; ésta le pega un sombrillazo (hace muy bien) pero el vizconde, que ha visto toda la escena, monta en cólera contra su futura, la despeina, la arroja á un sofá, la estruja los brazos y se deshace el matrimonio. Segunda paliza. f n 5. Con el cuerpo lleno de cardenales, se lamenta Matilde de las desgracias que le ha ocasionado el ser virgen loca, y un criado anuncia á Valles, el cual, aunque viejo, se presenta látigo en mano. La Pino exclama aterrada; ¡Dios míol ¿otra paliza? Y cae el telón. Suenan los aplausos del público, y mientras Francos Rodríguez y González Llana salen á escena, cuatro amigos conducen en hombros á la Sra. Pino. íParacueJlos de Giloeas: Rupertas, Blasas, Fulgencias: ¡No seáis vírgenes locas, que trae malas consecuencias! Policarpo del Ripio.