Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J, i. 1 í 1 C A N T A R E S CON HISTORIA Yo que soy gitana y probé, hija der camirto rea, por estas cruces te juro que no has de nerme enjamás. I W I OTM lo dijo, lo hizo. Nadie volvió á verla por el pueblo. Gitana de veras, no seEorita de copete mal J disfrazada con hábitos gitanescos, como la Preciosilla de Cervantes, ni tampoco meliflua y delicajt J ducha damisela como la Esmeralda de Yíctor Hago, la gitana de mi copla se marchó del pueblo donde siempre había vivido, se unió á la primera caravana de otros gitanos, y hay quien dice que la ha visto entre los Heredias, gitanos de Granada, y quien asegura haberla guipado entre los Montoyas, gitanos de la serranía cordobesa, y quien se precia de haberla reconocido en el aduar de los Vargas, en la feria de Talavera de la Reina. Mentira todo ello; á una gitana nadie la engaña; de una gitana de veras nadie se burla, que burlas y engaños son el mayor patrimonio de la gitanería y, sin embargo, á aquella de la copla hubo quien la engañase y quien se burlase de ella, y como suele acontecer, el tal fué ua mala sombra, un pastoso, un maula, que el día que le bautizaron se había acabado la sal. Lo que en su interior tendría el diantre del hombre para alocar á una mujer de tantos bríos, ¡quién es capaz de saberlol Jugarle una mala partía, enfriarle el corazón hubiera sido muy fácil; pero el caso entonces se hubiera sabido, y ¡qué hubieran dicho los Vargas, y los Heredias y los Montoyas, retoños de los viejos tron C 08 gitanos que por toda Europa y parte de África tienden sus raíces! No; la hija del camino rea, burlada y engañada, tenía que hacer la deljMwo, por el delito de haber querido á uno que ni era gitano ni probé. Y como lo dijo, lo hizo. Nadie volvió á verla por el pueblo. DIBUJO DE E SALA