Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FRAGMENTO DEL TRÍPTICO ORATORIO DE CAJRLOS DE HANS MEMMLING FRAGMENTO DE UN CUADRO ANÓNIMO. ESCUELA FLAMENCA DEL SIGLO XVI culto de la mujer y del niflo, culto que es patrimonio exclusivo de la religión cristiana, es sin duda lo que da á ésta más carácter universal, ó sea católico, en el sentido verdadero de esta palabra. Religión fundada, no sobre conceptos fríos ni sobre principios de conveniencia política, moral ó social, sino sobre sentimientos puros del alma, como es el amor, ¿qué cosa más amable podía ofrecer á la adoración de la humanidad entera que la íigura de un niño pobre, desvalido y errante, como el Niño Jesús? Por otra parte, ¿qué mejor motivo de inspiración para los artistas? Z ¿Así se echa de ver en la pintura, y esto es lo que tratamos de analizar en cuatro ligeros apuntes, refiriéndonos exclusivamente á cuadros del Museo del Prado, asaz conocidos denuestroslectores. La figura del niño en casi todos ellos viene á centrar el cuadro, constituyendo el asunto principal de éste, cautivando la atención porcompleto, requiriendo las simpatías. Y no ocurre esto precisamente porque el empefio de los pintores haya sido dar mayor re- FRAGMENTO DEL CUADRO DE JU ¿N BELLINI JESÚS ADORADO POR DOS SANTAS Heve ó iluminar con más viva luz al niño, pues bien puede advertirse quepara ellos lo importante casi siempre ha sido la Virgen, y en ella han detenido con más amoroso empeño los pinceles; ni tampoco se puede creer que todos los artistas hayan interpretado al Niño Jesús de igual manera. Antes al contrario, vamos á ver en diez maestros diez Niños J e s ú s absolutamente distintos en esencia y presencia, como dice el catecismo. Véase primero el Niño Jesús que figura en el cuadro Xa presentación de Cristo en el templo, ala izquierda del inapreciable t r í p t i c o d e H a n s Memmling, ó sea del Oratorio de Carlos V. ¿Qué pintor realista de la escuela moderna hubiera acertado á modelar y copiar la tierna figurita de un infante recién nacido con tanta exactitud fisiológica como el venerable maestro de Brujas lo hizo allá por la segunda mitad del siglo XV? En este admirable cuadro, todo sencillez y candor María y José aparecen como dos artesanos flamencos; el templo es cualquier iglesia de Santa Gúdula; en vez de sacerdotes hebreos, reciben al m-