Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
para los hombree de buena voluntad, como ce por be dice el Evangelio. De muy otro estilo y de muy distinta catadura es el tío Navidad inglés, ó sea el father Christmas. Así como aquél era un hijo de la llama, éste es un hijo del viento y de la nieve, una creación de la borrasca en estas ¿oches de fin de año; de la nieve, que todos loa poetas han cantado; del viento, que en los oídos de la fuerte raza británica suena dulcemente, porque el viento, según la admirable frase de Shakespeare, s no Jlattery, es decir, que no es adulación, que no es lisonja, que es un amigo bueno y leal, y por tanto, rudo y franco. Envuelto en la borrasca, calado hasta las orejas el gorro de pieles, fuertemente abrochada la pelliza, reciamente ajustadas las botas de ante, correctamente rizada la blanquísima barba, el father Christmas aparece por los nevados caminos apoyándose en un bastón, pisando fuerte, serio y correcto co mo un gentleman. ¿Y qué trae? Para la gente mayor, la ramita de acebo y las rojas majoletas, que representan la tradición, inviolable aun en el único país que conserva y respeta las pelucas oficiales. Para la gente menuda, juguetes de todos los géneros y formas, é inverosímil cantidad de pastelillos, plwmpuddings y plumeakes, más de esto que de lo otro, cosa positiva que se pega al riñon y que cría para el porvenir ciudadanos fuertes, poderosos, Aom res de presa capaces de lanzarse con firmeza irresistible á la conquista del mundo. Hay, por último, quien asegura que los bolsillos de la pelliza los trae father Christmas bien repletos de rubias y tintinantes libras esterlinas para recompensar virtudes y abnegaciones, pero no podemos autorizar tan atrevida suposición; carecemos en absoluto de competencia y además, nos marea un tanto el tratar de libras esterlinas. En la manera de repartir sus dones se diferencian más que en nada los dos viejos. Ya lo hemos dicho: Noel es generoso, amplio de ideas y de miras, caritativo é indulgente con todos; es el hombre del Evangelio, el discípulo de Jesucristo, del que congregaba para el banquete de las bodas, según la parábola, á todos loa que se encontrasen, buenos y malos. Christmas, en cambio, es justiciero y aplica el criterio humano, menos aún, el criterio inglés de la justicia, á la repartición de las chucherías y de los dulces. Su presencia en una casa es un testimonio de que allí no se falta á las leyes de la Gran Bretaña, de que se pagan puntualmente loa impuestos y se cumplen con exactitud todos los deberes y se vota por el Gobierno; de que, en suma, allí no ocurre nada improper. El señor es correctísimo, las niñas tocan muy bien el piano, los niños se saben de coro sus lecciones y sueñan con un viaje á la India ó á Nueva Zelanda. ¿Creer que Christmas se habrá dado este año una vuelta, siguiendo los pasos de lord Kitchener ó de Sir Alfredo Milner, por los campos de reconcentración del Transvaal, donde perecen por montones niños y inujeres? Qué necedadl ¿Suponer que, conforme Noel abre su amplio manto para tapar en estos días solemnes las cosas que no deban verse, va á hacer lo mismo Christmas? ¡Imposiblel Lleva su pelliza abrochada, y este abrigo, como el Babeas eorpus, como la libertad inglesa, no aprovecha más que al individuo. Y sin embargo, el uno con su pére Noel y el otro con an father Christmas, ¡qué dos pueblos tan grandes, tan felices! ¿Cuándo, señor, y cómo y por dónde saldrá nuestro tío Navidadl WHITE BLACK DIBUJOS DE BLANCO CORIS l ti L