Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cas fosas, exclusivainenle n u e s t r a s y al parecer i n q u e b r a n t a b l e m e n t e sóiidas y firmes, qne eran los toros y la lotería. Si el descrédito comienza á atacar á estas dos robustas instituciones n u e s t r a s ¡ay de nosotrósl Sería horrible que la única satisfacción gorda con que a! cabo del año cuenta la mayoría de los españoles, a ilusión cuasi divina del premio gordo, entrevisto en sueños, por tantos millones de seres imprevisores y alocados que todo lo confiamos al azar, se desvaneciera t a m b i é n como tantos otros capítulos de la leyenda dorada, en la que ya n a d i e cree. En una visita hecha á la Casa de la Moneda hemos podido adquirir la convicción de que, dada lá delicadeza y escrupulosidad con que allí se procede, es im poíiible, ó parece quimérico, p e n s a r que de aquel establecimiento h a y a salido la falsificación. La vista de la m á q u i n a numeradora, modelo de absoluta precisión, y del taller de revisión de los billetes, basta para t r a n q u i l i z a r á cualquiera; pero el conflicto, parta de d o n d e parta, ya no h a y manera de evitarlo, y ahora sí que puede decirse que todos e s t a m o s con el alma en un hilo. H e m o s tratado de averiouar las diferencias e n t r e los billetes falsos y los legítimos, pero, por desgracia, a a n q u e el Sr. Ministro de H a c i e n d a diga que cualquiera las conoce, ningún lotero ni funcionario se ha servido indicárnoslas, y ante el t e m o r de ser arrojados á u n a m a z m o r r a ó pasados por las armas, francamente, hemos retrocedido. FOT. APENJO MÁQUINA N U M E R A D O R A DE BL- ¡AY DEL QUE LE CAIGA EL GORDO! Ó EL AGRACIADO DE ESTE AÑO 1. ¡Cielos! ¿Será verdad... 3. i 4. ¡Y para esto me ha tocado el premio gordo!