Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I Q r 0 k 9 s don Blas Mora y LimÓQ un hombre que, sin dispuln, merece gran atención, porque aborrece la fruta con todo su corazón; y en esto es tan extremado el maldito de cocer, que vais al punto á saber todo lo que me han contado de su extraño proceder. Le legó B prima Blasa U una casa, y él (no es guasa) la rechazó y no le pesa. ¿Por qué? Porque era una casa de la calle de la Fresa. Y si le enfadó el legado de una sola, sabe Dios lo que le hubiera pasado si le hubieran obsequiado con una manzana ó dos. Si algún chico de la escuela, por broma y no como injuria, le decía sin cautela que era el maestro ciruela, se ponía hecho una furia. A su hija Rosa quería el capitán Luis García, que hubiera sido un buen yerno, pero es húsar de Pavía y Blas le ha mandado al cuerno. Así como tiene horror á la fruta, da mil pruebas de ser un gran fumador; mas no quiere fumar brevas ni á tiros el buen señor. E tk Es el tema de este loco no hallar ningún fruto rico. Solamente así me explico que Blas tenga horror al coco, ni más ni menos que un chico. Es político y luchó por un gobierno de entrada, y el ministro se lo dio. ¿Y pensáis que lo aceptó? No, porque era el de Granada. Además de hombre profundo, es bueno, amable y sincero; mas no por virtud; yo infiero que es para que todo el mundo diga que no tiene pero. Blas con su esposa riñó, y no le ha vuelto á ver más, tan sólo para que no pueda decirse que halló su media naranja Blas. Dada su manía extraña, ningún amigo le engaña ni en la cosa más sencilla, porque le da la puntilla el que le dé la castaña. Y si armáis con él cuestión, oirá llamarse ladrón con toda tranquilidad; pero llamadle melón, y os manda á la eternidad. Y en fin, en su firma entera Mora y Limón van unidos, y tanto al firmar se altera, que omite sus apellidos y pone los de cualquiera. JUAN PÉREZ ZÚÑIGA