Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ADIE ignora que el actual presidente del Congreso, D. Segismundo Moret, es hombre muy de su tiempo y de una grandísima amplitud y generosidad de ideas: tolerante y benévolo con todas las opiniones, su imparcialidad r e s a l t a siempre en el dificilísimo puesto á que le llevaron los votos de la mayoría. A la iniciativa del Sr. Moret se debe la implantación de una simpática costumbre que ya existe en la Cámara francesa, y á la cual ha dado carácter permanente el joven presidente de aquella Cámara Mr. Paul Deschanel: reunir todas las semanas á diputados pertenecientes á las BANQUETE OFRECIDO A LOS DIPUTADOS POR EL PRESIDENTE DEL CONGRESO EN EL RESTAURANT LHARDY FOT. CIFUENTES más opuestas fracciones de la Cámara, y re unirlos, no para disputar, ni agriados y molestos por los incidentes de la lucha cosiquiera para discutir, sino para departir amistosamen- tidiana, á un terreno neutral, donde, en calma y con te, conociéndose mejor unos á otros y cambiando im- la expansión propia de los momentos de descanso, presiones, ya de carácter íntimoyprivado. perono por fraternizan los que parecían adversarios encarnizaeso menos eficaces y convincentes que las palabras dos y terribles. sonoras y los discursos aparatosos pronunciados en Acaso habrá alguien que encuentre censurable este el Salón de Sesiones, no es sólo dar un feliz y opor- progreso de nuestras costumbres políticas, antes instuno aprovechamiento á la asignación que al presi- piradas en la más fiera intransigencia. Nosotros no dente del Congreso corresponde, sino algo mucho pedemos estar conformes con ese juicio, por las razomejor: es realizar una valiosa obra de pacificación de nes ya apuntadas, que al menos tienen la ventaja de los espíritus y aquietamiento de las exaltadas pasio- ser europeas. nes políticas: es llevar á los que acaso se encuentran N LA LEY DEL CANDADO SAGASTA. A 1 fin! Í? éro no se fíe usted del decreto y ÜRZÁiz. -Está- visto que nó podemos bajarle la cabeza. eche el candado.