Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cias, ha tenido por itticiador y propagandista incansable al presidente de la Eepresentación provincial del Tiro en Jaén D. Miguel Vifié, comandante de infantería. Uno de nuestros grabados representa el solemne acto de la bendición del polígono por el ilustríaimo Sr. Obispo de la diócesis. Los dem á s son retratos respectivamente de D. Julio Castro, teniente del batallón cazadores de Tarifa, primer premio del Concurso D. JOSÉ VILLEGA? DIRECTOR DEL MUSEO Nacional, campeón de España; de D. Arturo Fernández, armero de Madrid, primer premio del Concurso de obreros; de don José Martín López, sargento del regimiento de Soria, primer premio del Concurso de armas de guerra, de libre elección; de D. Miguel Berro, capitán de infantería, primer premio en el Concurso de revólver, y de D. Antonio Delgado, soldado del batallón cazadores de Tarifa, primer premio del Concurso de tropa. Bueno y sano es que se desarrolle la afición al tiro en todas las clases sociales; y ya que somos una nación grande empequeñecida, no olvidemos el ejemplo de Suiza, nación pequeña engrandecida por la unión y la virtud de sus ciudadanos, quienes, además de ser virtuosos y valientes, donde ponen el ojo ponen la bala. O terminaremos esta rápida reseña de acontecimientos tan heterogéneos sin dirigir un saludo de bienvenida y una entusiasta enhorabuena. Sea la bienvenida para el insigne pintor D. José llegas, recién llegado á Madrid, donde viene á ocupar el puesto vacante, por muerte del inolvidable D. Luis Alvarez, en la dirección del Museo del Prado. Ninguna disposición del actual ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes ha sido recibida con aplauso tan unánime y universal como ese nombramiento á favor del ilustre autor de La dogaresá y de La muerte del torero, del artista de fama universal que pasea en triunfo por el Extranjero el nombre de España y la gloria de la escuela sevillana. Sea, en fin, la enhorabuena para el gran patriota y excelente o r a d o r c a t a l á n D. José E o i g y Bergadá, cuya personalidad ha adquirido en el d e b a t e sobre el problema c a t a l a n i s t a u n relieve tan vigoroso y tan simpático. A fuerza de talento, de patriotismo y de fe en los destinos de la patria, ha logrado el Sr. Boig y Bergadá la atención y el aplauso del Congreso y de España entera. Ojalá sea imitado su ejemplo, y Dios nos tenga á todos de su mano. D. JOSÉ BOIG Y BEKGADÁ DIPUTADO POR SAN FELIÚ DE LLOBREGAT N i S m- y. -Bueno; pero yo ¿qué tengo que hacer para pagar el impuesto, sobre este abadejito? -Primero, comprar oro al cambiante más próximo; después le rebajarán á usted un- cuarenta por ciento; luego le subirán, coirio compensación, otro treinta, y luego... -Sí, ya me lo figuro: luego todo vendrá á parar en que será necesario ser accionista del Banco de Jtspaña para comer bacalao.