Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL ARISTÓN IENE notas tristes, dulces, aflautadas; su voz perezosa, sofioüenta y grave, filie de la caja que el cilindro encierra, orno adiós que envían remotas edades. Kt la desdentada musa callejera iue, colgada al cuello del músico errante, va cantando trozos de óperas antiguas Mue á todos molestan y no escucha nadie. Sólo el pobre ciego, del manubrio esclavo, va buscando ansioso tiendas y portales por ver si algün eco repite piadoso la voz enfermiza que tiembla en el aire, y dura y persiste; á intervalos cesa f 1 áspero ruido que atruena la calle; ppro el organillo, con voz lacrimosa, lio deja un momento de lanzar sus ayes, y en las tristes noches, cuando cae la helada y reina el silencio y el sueño os invade, zando el recuerdo de haber escuchado ilurante tres horas las notas de Wagner, allá entre las sombras oiréis un acento lue 08 dice pausado, solemne, constante: -jNo temas, bien mío; Sigfrido está en casa! ¡Yo soy Cimarrosa que viene á buscarte! T MSMí ítT -S LEOPOLDO LÓPEZ DE SÁA DIBUJO DB ALBERTI