Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RBVEUBflR. MONÓLOGO DE f EDGAR p o E SEOIXADO POB ERMKTIí ZACCOMl EN- LA IfCÍTCIÓNA BENEFICIO DE LOS ACTORES ESPAÑOLES, VEUa ICAÜA E S EL TEATEO DE APOLO LA TAIiDE DEL 22 DEL ACTUAL vioso. Mas c o r a. í L T T Pantosamente nerenfermedartVf? i J mpenáis en que estoy loco? La Ent? e t o t s e S f P P á mis sentidos 10 y de la tierra, y no pocas del l 0- es posible explicar como me paso por las mientes la ideapor primera vez. no... yo no codiciaba s u o r o r h M S í esto cs C o T OJOS parecía de buitre- era iV i uuure, era un ojo azul, apagado v con una catarata. Cada fez que aquel ojo se fijaba en mi, se me helaba la sangre; así fué, que 1 se me puso en la cabeza matar j I a aquel YÍejo... 3. ¡Si hubierais visto con qué sasacidad iito. e 1 Nunca estuve tan Imable r HiA T í l- a nn semana que preced ó alasesmato. Cada noche descorría el pestillo de la puerta y abría ¡oh! ¡tan sual a S u TM l cabeza y hacfa linterna sorda sobre su ojo de buitre... í La oclava noche, a había metido la cabeza y principiaba á abrir mi linterna sorda, cuando mi dedo resbaló sobre el cierre, y el viejo se incorporo, gritando; ¿Quién anda ahí? Quédeme Inmóvil y brfs I t n v L? aquellos tres homsin decir una palabra. A LÍ! í l descansaran. Entonces empecé á oír un zumbido sordo. Hablé con poco rato dirigí hacia él vehernenc a. pero el ruido crecía ín cesar ta luz de mi linterna, que laé á iluminar el ojo de mi TJ 1 i nñ espanto ¡Miserables -gnté. -No disimuléis más; buitre. El terror del viejo debía ser extremo. II latido d -horrible corazón! laffdn de su -1 as tablasl Ese e el