Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COLEGIO DE HUÉRFANOS DE LA GUERRA EL GENERAL LÓPEZ DOMÍNGUEZ PASANDO REVISTA Á LOS ALUMNOS. FILAS DE EDUCANDAS EN EL JARDÍN DEL COLEGIO. GRUPO DE EXPEDICIONARIOS. -LOS ALUMNOS MÁS ESTUDIOSOS DE SEGUNDO Y QUINTO AÑO, BARRIO. Y. NÚÑEZ KTviTADOs por el presidente del Consejo de Administración del Colegio de Huérfanos de Militares seEor general López Domínguez, asistimos el último domingo á la visita girada por él á los benéficos establecimientos que fundó en Guadalajara el malogrado rey D. Alfonso XII. En dos edificios distintos se hallan establecidos los Colegios: en el que fué antiguamente Cuartel de San Carlos el de niños, dirigido por el bizarro coronel D. Enrique García Rodríguez, y eii el Palacio del Infantado el de niñas, á cargo de la superiora sor Ladis Sánchez Solís. Ambos edificios reúnen excelentes condiciones para el fin á que se les destina, y todas sus habitaciones son amplias, aireadas, verdaderamente hermosas. El material de enseñanza es excelente también en ambos, y ni la higiene del cuerpw, ni la del espíritu, podrían exigir mayores perfecciones, aparte de que en mil y mil detalles se advierte que el general López Domínguez, tan celoso por esta benéfica institución, no es sólo hombre de viva inteligencia, sino de gran corazón también. En el colegio de niños existen 250 alumnos, á los cuales se les da la primera y segunda enseñanza, y en el de niñas 200 educandas, que adquieren los conocimientos precisos hasta obtener el grado normal de Maestras. El general López Domínguez, con un criterio acertadísimo, piensa implantar en el Colegio de Huérfanos la enseñanza de oficios- -aparte de la excelente imprenta ya montada- -para que los alumnos, al salir del Colegio, se hallen en condiciones de ganarse el propio sustento y de ser útiles á sus familias, ya que muchas de éstas no les podrían costear los gastos de una carrera. A los notables escritores Sres. Solsona y Olavarría, directores de La Correspondencia de España y El Ejército Español; Francos Rodríguez, de El Globo; Balcázar y Trompeta, distinguidos redactores de El Imparcial y El Liberal; Asenjo, fotógrafo de BLANCO Y NEGKO, y al que estas líneas escribe, periodistas expedicionarios, nos obsequió el general López Domínguez con un espléndido almuerzo, teniendo la satisfacción de que se sentaran con nosotros á la mesa los dos alumnos más aventajados del Colegio de Huérfanos, nota sentida y tierna que recogió con gran elocuencia en su brindis el director de El Globo. Mucho agradecemos al general López Domínguez y á sus ayudantes Sres. CamachoySanchizsus delicadas y cons- r- -tantes a t e n c i o nes, pero no le agradecemos menos el que nos haya hecho conocer institución t a n beneficiosa, tan simpática y merecedora de protección, pues pocas como ella harán vibrar ante el infortunio de los asilados las fibras más nobles y sensibles del alma. T. L. DE T.