Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CASA MODERNA ANTIGUOS O todo es modernismo en las viviendas elegantes de hoy. O dicho de otro modo: no todos los muebles que constituyen el ajuar de una estancia elegante, alhajada con arreglo al más riguroso modernismo, han de ser precisamente modernistas. El modernismo, después de todo, no es un gé ñero completamente original, exclusivo y único, sino que se inspira en estilos que fueron, más ó A R Q U E T A DEL SIGLO XIV menos olvidados; que toma de aquí y de allá lo que le conviene para mostrarse con un carácter diferente de los que estuvieron en uso; que tiene algo propio, generalmente en la manera de armonizar los elementos conocidos, de combinarlos, adaptándolos á la forma ligera y atrevida que ofrece como característica. Así, pues, ocurre con frecuencia que un mueble de lo más avanzado del género tiene semejanza, bien en conjunto, bien en los detalles que lo forman, con otro ú otros de la misma índole que se usaron en otras épocas; lo que viene á comprobar nuestra opinión de que no se trata de un estilo puro, novísimo y original, sino que se deriva de otros, y cuya nota más típica consiste en el modo de utilizar esos elementos antiguos de que se forma. En la casa moderna, pues, no resultará nunca nota discordante un mueble antiguo al lado de los modelos modernistas, y son muchas las que ofrecen esta combinación, tanto más agradable cuanto mayor es la riqueza del objeto antiguo que se conserva. Entre estos muebles, apreciabilísi TL- W- TV mos en todo tiempo por su valor artístico ó histórico, figuran en prini mí. iLne t mmm qPP mera línea los bargueños, cuyas ricas labores admiramos hoy en muchos de loa ejemplares que se guardan como oro en paño y que avaloran notablemente la e s t a n c i a en que se ven. Uno de estos hermosos ejemplares es el que ofrecemos á nuestros lectores en esta página, perteneciente al estilo italiano del siglo xvil, y que fué propiedad del excelentísimo 8 r. Marqués de Salamanca. i- -y w B- Este precioso mueble, doblemente íí. í. apreciable por las incrustaciones y H 1- las pinturas que le adornan, así como los de la misma índole que conservan algunas familias, son un hermoso complemente del mobiliario de una casa lujosa. De las arquetas que en pasadas edades sirvieron para guardar reliquias y joyas, también se conservan curiosos ejemplares como el que publicamos, y que muchas damas utilizan hoy para el mismo objeto, considerándolo como un refinamiento exquisito de lujo y de elegancia. i