Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA CAMPIÑA Y EL VATICANO (Df T. tlMHIU nif M 7i VIAJKIluJ DscflHqapinqflijn i QICnnnPinteo dti BOB boaqaofl, cjm BUB oaposod B B. í panCanonari qne ES dcnlLHD IraiilQrtiniDiitD ontra los jnncoB, bordadn A lid loaiilea pálidos quo mnoran ÚV pBplAii, DÍn muiettid que C JBQ BDUTÚ- VI tfojí euvQcllA t n u n ínmBQUo ixlofrío c u t r e n) qi D PQ denlEzan por IQH IA -DDIU muetl iM Bombran de bari; iLB con sombran le fPiTV- i humanos, temblando hBAta la mA 9 mBQadn do bUH hierba aombiiae; he jilif lo quQ eo la eamplfla rocDHDa, I; L vuMla plana rorde hnmodo qno rodea ariiiolCa J u i nfMzrúpolÍH do la historia y dnl arte, LH I ñlJiH blant- a t, loír palB ÍQ 0 nri tocritÍcoEi, eatáo eb loa mostv? con pnH ucfiliplDS y BDuestKtuAH. Allf, en os jordinea que Iroió el líeosoimiento, eo ría con i a a l e g t l a d ü IH ujtiud. Llnno adootro, j a n t o a lA 9 cbArc 90 reina la dotedad, ahoga el vabo do los cni inmóvilee, y el TÍojero cnrioso cip inoeíi A oncontrair ¡c aenLada finan podrilflco, al bordo de un camina ú do un tromodat. la Idgabre deidad do ojoí p Tonadoi do mirar de faogo fatao, amBrilIfl por a Sobro, qno dnoOn ya do Ion iadlgcnBs acctha 1 o: 5i: nrBÍoníffta lomprerio ontadiaBtAdo IBS macAbricaa boElezafl: la malaiio. TfenQ, sin embargo, cea campifia aa camponBaqión: la cúpnliA dol VatironO- Caminando pof eoa e indororf. por Hue ralvM deenndiiB d e vegeLacién, por eoa recodos do limoa omarillop, et la diatiPEne deado mucboa útioit. lojanB, l o o t a d n enoime A pettar de divUnda, no a abo bien si HQrgti niIo de la Eierra ú dcAi ndiendo dol d o l o límpido, que con su purísima diafanidad nm cntrnCB? no t a ú l a en cobijar 1 A muerte, inHultAoJoia con U vida, r o r d a n d o qnitAd q a e en el mlemo horiconte AKUI que ertcamícía, ata nnblarse, loa úliiinoa momentos do los ctadíadoroa. uñando el Bol poniente incendia oL edpacjo, en a n o de eaojí ocasofl que on la ciudad eloma parecen oncarjnidoei í M i e l Angcil, brilla la media naninja cotonada por a n l i n t o m a como nn copón do oro fon (Udo qne laviese onhlo lo obre él la hostia eanta, y de Je la lontanauz i dirfaHD I UD envli AI llano enformo, como Llevado por nn aura In dvortible pi ro consoladora, oL aliento do la r o f l i a d ú n Herxnoeo y monumental u el Vaticano, slmbola doble do a n arto qnp do ninríi y de UDa Ldoa qDo no morirA. Anonadan, en fuei- sa de admirar HUB arcadas gi anluicas, qne aladran losmarmDrioadelaaflobcrbÍHBfnimt s; anonadojí, en f a e n a de admirar, BUB opopeyae dul pincel en BUa icuortaloe bóvedas; anonada an mud BU templo, 90 palado papal. Gnando íie sale dol Vaticana, el alma entera recordando le vidto, eslAlla ea un grito da DntaaEnflmo, ea nn TÍlor liiunfal, en n n h i u n o al gfluio. Y e a omborBOj no es comparable eel impresión Hflomne d e lo majestuoso con la dulce emociún qva siente él oepírita cuando contoniplada al csai do la t a i d e la ciudad sagrada di do cualquier rincón del llano, SOIKO ordlendo en el cropÚBculo esn cúpuln dol Vaticano, qne va A declri B A loa quo Üemblan en la campífla, bajo n fiebre, loa snblimee palabras del Macatro: jVonid ¿míf A u o H s o PÉRKZ uiKUJo MI aBcnicif SIEVA